Concepto de embriagado

Embriagado, es aquel que tiene embriago, del latín “embriacus”, derivado de “ebrius” que se traduce como ebrio, beodo o borracho.

Se dice que alguien está embriagado cuando ha perdido su estado de lucidez mental en diversos grados, por haber consumido alguna bebida alcohólica. Por extensión, se aplica a quien no puede pensar con lógica, por alguna pasión que ha invadido su espíritu.

Ejemplos: “En el festejo de mi cumpleaños, tomé tanto alcohol que me embriagué y tuvieron que acompañarme hasta mi casa pues no podía mantenerme de pie”, “No puedo evitar embriagarme cuando me afecta algún problema, así que decidí buscar ayuda profesional”, “Estoy embriagado de amor, y ya no puedo concentrarme ni en el trabajo ni en el estudio, espero que luego de un tiempo, pueda volver a mi vida normal” o “Embriagado de odio, asestó un golpe contra su rival, y éste se desplomó inconsciente”.

Ocurre el estado de embriaguez, cuando entra más alcohol en la sangre en un determinado tiempo, que lo que el hígado puede metabolizar. Se observan como síntomas, la euforia, el enrojecimiento de la piel, la desinhibición social, y, en un grado mayor de intoxicación, se pierde el equilibrio, se tiene descoordinación motora (ataxia) y vómitos.

Muchas son las bebidas que producen embriaguez, consumidas en exceso, entre ellas el vino, el licor, el whisky, el ron y la cerveza, que lo contienen en diversos grados. Cuando la persona se embriaga con habitualidad, puede tener graves consecuencias en su salud, como, por ejemplo, sangrado estomacal o esofágico, daños en el hígado y páncreas, problemas cardiovasculares, hipertensión arterial y hasta algunos tipos de cánceres. Es también un problema social, especialmente porque al desinhibirse, el individuo puede tener actitudes violentas, y, si conduce embriagado, ocasionar siniestros viales.

En Literatura, en varios obras, se usa el término embriagado, por ejemplo, en la rima III de Bécquer, nos dice, hablando de la inspiración, que es “la embriaguez divina del genio creador”.

En el Cine, “Embriagado de amor”, título en español, que es, originariamente, “Punch-Drunk Love”, es una película estadounidense, que se estrenó en 2002, bajo la dirección de Paul Thomas Anderson, siendo sus protagonistas, Adam Sandler y Emily Watson. Trata de un hombre, que es único varón de una familia, que tiene, además de él, siete hijas mujeres. Él se llama Barry, y fue un niño sobreprotegido, convertido ahora en un hombre solitario y que no conoce el amor; hasta que por intermediación de su hermana vive una aventura con una mujer enigmática.