Concepto de centella

Centella es un vocablo, que reconoce su origen en el término latino, “scintilla”, del indoeuropeo “skeai”, que designa una luz tenue. Una centella es una chispa, y, en Meteorología se aplica a un fenómeno eléctrico, similar al rayo, pero globular, y de más duración.

Las centellas, también conocidas como rayos en bola o rayos globulares, son objetos esféricos luminosos, de tonalidad anaranjada, de dimensiones que varían entre uno y cuarenta centímetros, que se han reportado durante tormentas eléctricas, que luego explotan o se dispersan, y podrían ser peligrosos. Son muy poco frecuentes, difíciles de vaticinar cuando sucederán, y los testimonios no son unívocos, y es por ese motivo que la ciencia aún no ha podido explicarlos, y hasta hace poco se creyó que eran producto de la imaginación popular, pero fotografías y miles de testimonios, hacen pensar que es un fenómeno real.

El primer caso que aparece registrado de avistamiento de una centella, data del 21 de octubre de 1638, durante una tormenta que azotó a la aldea inglesa de Widecombe-in-the-Moor.

En 1908, un explorador ruso, llamado Vladimir Arséniev, dejó sentada su experiencia en un libro "En las montañas de la Sijoté-Alín", donde describió la centella que observó en Siberia, pero, en este caso, no había tormenta, sino un clima totalmente calmo, cuando observó desplazarse lentamente por el cielo, sorteando obstáculos, a un globo blanco y luminoso, cuya medida comparó con dos puños. Cuando se acercó al observador, abrió dos veces su capa, y pudo verse en su interior una luz blanca-azulada, y colgaba detrás del globo, un hilo de fuego.

Por extensión, se aplica a todo aquello que resulta muy veloz: “Corrió como una centella y fue muy difícil atraparlo”.

En Botánica, centella es una planta fanerógama, que es, en realidad, una hierba rastrera perenne, con flores blancas.

Una hierba de Madagascar y Sudáfrica, la centella coriácea, conocida como centella asiática, de flores rosadas o blancas y finos tallos, tiene propiedades medicinales, según la medicina ayurveda, usada en forma oral o tópica, tanto comiendo sus hojas en forma de ensalada, que tienen un rico sabor ácido, o en forma de infusión o en extractos.

Tiene efectos antiinflamatorios, cicatrizantes, anticelulíticos y antioxidantes. Actúa como reconstructor venoso y de tejidos, y es usada para el tratamiento de la lepra. Se la incluye en la preparación de cremas, geles y jabones. Como enjuague bucal, combate infecciones de la boca, gingivitis y úlceras bucales.