Concepto de rugido

Rugido es el efecto del verbo rugir, del que es su participio. Rugir, verbo no pronominal e irregular, de tercera conjugación, procede en su etimología, del verbo latino “rugire”, y designa un ruido fuerte, que causa temor.

Varios animales salvajes, entre ellos, el leopardo, el tigre, el jaguar y el león, emiten rugidos con sus hocicos abiertos. Es un bramido, un sonido áspero, a la vez desafiante y lastimero, que va subiendo progresivamente su intensidad, y que logra producirse al vibrar un hueso de la garganta, llamado hioides, por ser flexible en estos felinos. Este hueso les sirve de soporte a la laringe y a la lengua.

La flexibilidad del hueso hioides, se complementa, para que el rugido pueda ser emitido, con la existencia de gruesas cuerdas vocales, rodeadas de grasa, que son cuadradas y chatas. El gato doméstico, por ejemplo, si bien también es un felino, no puede rugir, puesto que su hueso hioides es rígido y sus cuerdas vocales finas. El leopardo de las nieves, tampoco tiene la capacidad de rugir, pues si bien su hioides es flexible, no son gruesas sus cuerdas vocales. Los animales que rugen, a su vez, no ronronean, como sí lo hacen los gatos.

Estas fieras rugen como modo de comunicarse, especialmente para defender su territorio, su pareja, sus crías, ahuyentar enemigos o atacar.

Ejemplos de uso:

“El león enjaulado rugía para manifestar la furia que le causaba que le hayan robado su libertad”, “En la película mostraban imágenes de la selva y el rugido de las bestias, sonaba aterrador” o “El león rugió, altivo y desafiante, y el cazador le disparó sin piedad”.

Las cosas pueden producir sonidos fuertes que causan temor, y que pueden calificarse como rugidos, por ejemplo: “El mar embravecido, rugía en la noche de tormenta”, “Se sintió un rugido, y de repente, la pared se desplomó” o “El rugido del viento no invitaba a salir de las casas en este frío día de invierno”.

Las personas no rugen. Sin embargo, suele decirse que lo hacen, cuando gritan muy enojadas o están muy doloridas. Por ejemplo: “El hombre rugió de furia cuando advirtió que le habían robado sus ahorros” o "Rují de dolor cuando me corté el brazo con un vidrio".

En el Cine, el emblemático león rugiendo, es el símbolo indiscutible de la productora cinematográfica estadounidense, Metro Goldwyn Mayer, con el cual dan inicio sus películas, nacida la idea de la emulación del logotipo de la Universidad de Columbia.