Concepto de litera

La palabra litera, procede del latín “lectus” en el sentido de lecho o cama. El catalán la receptó como “llitera” y de ahí llegó a nuestro idioma.

La litera, en la antigüedad, hacía alusión a un medio de transporte manual, consistente en una base dura, cubierta de cojines, dentro de una estructura rectangular, sujeta por correas, y cerrada con cortinas. Había también otras más modestas, consistentes solo en sillas, y también un servicio público de literas.

Recostados o sentados en ellas, se desplazaban, llevados a pulso por sus esclavos, por la ciudad o fuera de ella, los personajes destacados de la época o ciudadanos pudientes.

Como medio de transporte privado, era característico de las clases más poderosas, siendo los adornos que poseían, imagen de la posición social de su dueño. Como se iba a paso de hombre, eran vehículos lentos, que, según Séneca, no beneficiaban mucho a las personas pues le privaban del ejercicio natural de caminar. Con Julio César, que dictó una ley suntuaria, restringiendo los lujos, como el uso de perlas, y los vestidos de púrpura, las literas también fueron parcialmente prohibidas, pero por escaso tiempo. El emperador Augusto tardaba en llegar a Tívoli, ciudad distante de Roma hacia el noreste, unos 35 kilómetros, dos días. Algunas literas eran llevadas por caballos o mulas, y tenían puertas y ventanas, las que eran generalmente usadas para largas travesías. Luego se le agregaron ruedas, lo que facilitó el desplazamiento y se redujo el número de servidores que ahora, ya no debían levantarla, sino solo arrastrarla.

En la actualidad, cuando hablamos de literas, lo hacemos como sinónimo de cama cucheta o marinera (llamadas así por ser comunes en los camarotes de los barcos) donde en un mismo mobiliario hay dos camas, que se posicionen una sobre la otra, dejando espacio entre ambas, por lo que la cama superior, queda a una altura considerable, teniendo una escalera lateral que permite acceder a ella. Son muy prácticas para habitaciones infantiles de escasas dimensiones. También son usadas en las casas de inquilinatos, orfanatos y prisiones. Las que tienen tres camas, se conocen como cama-nido, estando la de más abajo, escondida bajo la segunda cama, y se saca de allí, al momento de usarse, para que la superior no sea tan alta.

En algunos casos, las literas solo cuentan con una cama alta superior, y el espacio de abajo, se emplea, como cajonera o escritorio.

En Geografía, La Litera, es una comarca española, fundada en el año 2003, que se encuentra al este de la provincia de Huesca, que cuenta con unos veinte mil habitantes, sobre una superficie de 733,90 km².

Buscar otro concepto