Concepto de meritocracia

La palabra meritocracia significa etimológicamente gobierno de quienes tienen o han hecho méritos. Procede de la palabra latina “meritum”, del verbo “mereri” en el sentido de merecer o ser acreedor de algo debido a cualidades o esfuerzos; y “kratos”, que en griego, significa “gobierno”.

La meritocracia promueve el esfuerzo como valor supremo y premia las aptitudes, como fortalezas, para que combinadas, la sociedad recompense, a quienes teniendo cualidades personales, se han dedicado a potenciarlas mediante el trabajo y el estudio, siendo los meritorios los que alcanzan en la sociedad meritocrática las posiciones más importantes a nivel gubernamental, profesional o empresarial.

Ya Platón, filósofo griego sostenía que el mérito era el requisito para ocupar cargos de gobierno.

Los sociólogos estadounidenses, Kingsley Davis (1908 -1997) y Wilbert Moore (1914-1987) ambos pertenecientes a la corriente funcionalista, sostienen que para lograr una sociedad eficaz se necesita que exista desigualdad social, donde quienes más capacidades tengan y más se esfuercen, contribuyendo al bienestar individual y común, reciban por ello una recompensa

Si bien la meritocracia tiene la ventaja de parecer un sistema más justo, en ocasiones la desigualdad de oportunidades impide a pesar de que las personas hagan sacrificios, escalar en las posiciones sociales. La pobreza es un factor condicionante en el mundo capitalista para obstaculizar la justicia que pretende reinar en la meritocracia. Por ejemplo, dos personas que hacen los mismos esfuerzos por logar un propósito no tendrán en sus acciones la misma eficacia si parten desde dos situaciones sociales diferentes: una persona humilde que trabaja y estudia; no se recibirá en el mismo tiempo ni sacará tan buenas notas que alguien que solo se dedique a estudiar, y aquel que pertenezca a un sector más favorecido también tendrá más contactos a la hora de conseguir un mejor empleo o un trabajo autónomo.