Concepto de Metafísica

La palabra Metafísica tiene un origen griego, y significa después de la Física. Esta denominación para esta rama filosófica, que adquirió autonomía a partir del siglo XIX, se debió a que en la ordenación de la obra del filósofo griego Aristóteles (384 a. C - 322 a. C) se colocaron los libros correspondientes a lo que Aristóteles había llamado “Filosofía Primera”, luego de los tratados sobre Física. Esta ordenación fue hecha por Andrónico de Rodas que vivió en el siglo I antes de Cristo, y fue él quien le dio el nombre de Metafísica. Aristóteles la había llamado Filosofía Primera pues se ocupa de los principios primeros y universales que hacen a todo lo que existe. Entre los temas comprendidos en su objeto de estudio, están el ser, la entidad, ser, la existencia, el tiempo, el espacio, las causas, etcétera.

Antes de llamarse Metafísica, y que surgiera como ciencia en el siglo XIX, con el desrrollo del positivismo, se la denominó Filosofía de la Naturaleza, donde se estudiaba por ejemplo, la Astronomía, la Astrología, las causas, la probabilidad, el azar, el movimiento, la finitud, etcétera.

La Metafísica, en Aristóteles, tiene por objeto la investigación filosófica del ser en cuanto tal, o sea, como ser, y sus propiedades esenciales, estudiando las fundamentales determinaciones de la realidad. Se corresponde con la Ontología. Se pregunta por la necesidad de la existencia del ser, por su origen y su finalidad.

En su estudio de la Filosofía Primera, Aristóteles encuentra al ser, en el paso de la potencia al acto, poniendo con ello la solución al problema del cambio. Las cosas se constituyen de materia y forma, pero lo esencial e inmutable es la materia, que es la potencia; en cambio la forma es lo accesorio, y es lo que actualiza al ser.

Todo ser se mueve por la acción de otro ser, debiendo existir un ser primero, un motor inmóvil, que es acto puro, carente de potencia, que es el Dios de Aristóteles.

Con respecto a la materia y a la forma, que son las propiedades que conforman las cosas, nos dice que la primera, es posibilidad de ser, y no está sujeta al cambio, como sí lo está la forma que es una accidente de a sustancia, que constituye la actualidad del ser.

Además de la Ontología, la Metafísica comprende la Teodicea, que es el estudio racional de la existencia de Dios.

Kant, en la modernidad (1724.1804) puso énfasis en el tema Metafísico como ciencia de los conceptos puros que conforman la realidad. Negó la posibilidad de que la Metafísica pueda ser objeto del conocimiento cienmtífico, ya que no podía ser objeto de observación y experimentación. Sin embargo considera que es necesaria la Metafísica, porque son proposiciones racionales, que se presentan como postulados. El filósofo alemán, Christian von Wolff (1679-1754) estudió la metafísica kantiana, a la que dividió en psicología racional (estudio racional de la naturaleza del alma) cosmología racional (donde el mundo es estudiado como una totalidad, lo que es considerado por Kant como una "ilusión trascendental) y teología racional (busca demostrar la existencia de Dios de modo racional).

José Ortega y Gasset (1883-1955) se preocupó hondamente por la Metafísica, explicándola como la “razón vital”. El hombre es una realidad vital y dinámica que al principio no es, pero que va siendo a través de la historia. Heidegger (1889-1976) se centró en la cuestión del “sentido del ser”.

Buscar otro concepto