Concepto de morada

Morada es la acción y el efecto del verbo morar, del latín “morari” que significa detener, quedar o permanecer.

Como acción, hace referencia a la permanencia de alguien en un lugar: “Mi morada en este lugar es transitoria” o “Viajaré al sur del país y moraré allí por cierto tiempo”.

La morada es el lugar donde se mora o habita: “Esa cueva es la morada del oso y se llama osera”, “Los pajaritos moran en sus nidos”, “Mi morada es humilde pero cobija todos mis recuerdos ya que vivo ahí desde que nací”, “Elijo como morada una casa frente al mar” o "Acompañamos a mi amigo con el cortejo fúnebre a su última morada".

La morada sirve en todas las especies, como cobijo contra las variaciones climáticas y para seguridad de ataques de terceros, y para los humanos y ciertos animales superiores brinda contención y produce apego: “Mi cachorro estaba muy encariñado con nuestra vieja casa y ahora la extraña. Le cuesta adaptarse a nuestra nueva morada” o “En mi morada me siento protegido y feliz, tiene mi toque personal y la amo”.

El allanamiento de morada es un delito, que consiste en que personas ajenas a la casa, comercio no abierto al público general, etcétera, se introduzcan en él sin autorización de sus legales moradores, y no teniendo permiso para realizar allanamiento autorizado por un juez competente. Puede ser realizado con diversos objetivos, como robar o lastimar a sus moradores legítimos, con lo cual se producirá un concurso de delitos; o simplemente molestar. También se lo conoce como violación de domicilio, y se configura aún cuando el lugar esté deshabitado. Es también allanamiento de morada que alguien permanezca en el domicilio de otro al que entró con autorización, pero de donde le han solicitado retirarse.

En otro sentido y del latín “morum”, morado o morada es un color que se asemeja al de un fruto, la mora o zarzamora, que es de un tono púrpura azulado: “Tienes las manos moradas por el frío” o “Pinté mi living de color morado y me quedó muy bonito”.