Concepto de novio

La palabra novio, es el masculino de novia, palabra que procede del latín “nubere” en el sentido de “casarse”. O sea, que en sus orígenes, es novio o novia aquella persona que contrae enlace o se casa. En la antigua Roma, la relación que unía a los miembros de la pareja (hombre y mujer) antes de casarse eran los esponsales, o promesa de futuro matrimonio.

Las personas que son novios entre sí, mantienen una relación de noviazgo, de índole sentimental y amorosa. En sus inicios y hasta el siglo XX la intención era la unión matrimonial, siendo denominados novios, los recién casados.

En el siglo XX comenzó a utilizarse el noviazgo como etapa que precede al matrimonio, donde, tras un pedido formal de mano por parte del varón al padre de la dama elegida, comenzaban a salir y conocerse, para luego formalizar con el compromiso o promesa de casamiento donde se fijaba la fecha de la boda. La iglesia no permite las relaciones sexuales entre novios, antes de la boda.

En los tiempos actuales, el noviazgo puede no ser la antesala del matrimonio sino una situación estable y duradera, entre un hombre y una mujer, dos hombres o dos mujeres, que se guardan respeto y fidelidad, aunque también existe una concepción aún más moderna de noviazgo con relación abierta, donde los interesados de común acuerdo deciden permitirse relaciones casuales paralelas.

El noviazgo suele comenzar en nuestros tiempos, por un encuentro casual, físico o virtual (es muy frecuente que se conozcan a través de Internet) que despierta interés en los futuros novios; por presentación de un conocido, o por agencias y lugares que programan citas. Tras un período variable de conocerse, hablar y apreciar el gusto por estar con la otra persona, tener intereses comunes, atraerse física y espiritualmente, deciden ponerse de novios, lo que implica sellar una especie de compromiso que importa llegar a acuerdos en ciertas reglas que ambos deberán respetar: “Mi novio es muy permisivo, ya lo hablamos y no tiene problemas en que salga a pasear con amigas y amigos, siempre que le cuente adónde vamos” o “Tengo un novio celoso al que debo darle todo el tiempo explicaciones sobre lo que hago” o “Con mi novia acordamos vernos una vez a la semana para tener tiempo para nuestra realización personal, queremos mantener una relación libre”.

Las familias religiosas y tradicionales, aún conservan la idea de que el noviazgo debe ser una etapa que termine en matrimonio, donde la pareja de uno y otro sexo, se conozca espiritualmente, sin convivencia ni intimidad sexual.

En el cine la película argentina “Un novio para mi mujer” es una comedia estrenada en 2008 bajo la dirección de Juan Taratuto. Presenta en su argumento la ocurrente idea de un marido que desea separarse de su mujer, que le resulta muy abrumadora por sus quejas constantes y su malhumor, que es presentarle otro hombre que la enamore, y de esta manera evitar plantearle un divorcio, revirtiendo la situación y que sea ella la que desee separarse.