Concepto de vitorear

La palabra vitorear es usada para referirse a las exclamaciones jubilosas y a los gestos de adhesión, entusiasmo y regocijo, como ponerse de pie y aplaudir. Procede de “víctor” en el sentido de “victorioso” o “vencedor” del verbo latino “vincere” que puede traducirse como “vencer”.

Desde la antigüedad la gente ha vitoreado a sus reyes, para demostrarles su lealtad; a los soldados que volvían vencedores de las batallas, como muestra de gratitud y admiración; a sus dioses, en vistas a su superioridad, etcétera. Luego se extendió su uso a acontecimientos civiles, como el caso de vitorear a los novios durante su boda, a los actores que han tenido un desempeño destacado o a quien celebra su cumpleaños o algún logro académico. En estos últimos casos, se vitorea para acompañar de modo entusiasta, solidario y participativo, al destinatario del halago en su goce, para hacerle saber que se comparte su alegría, que se la considera merecida y digna de hacerse pública.

Para vitorear en general se expresan a viva voz frases tales como: “Larga vida al rey”, “vivan los novios”, “genios los actores” etcétera. Muchas veces luego se realizan brindis y agasajos.

No solo se vitorean a seres humanos y sus logros, sino también símbolos patrios, políticos o religiosos, o ideas, como las de libertad, justicia o igualdad: “Arriba nuestra bandera amada, que siempre flamee triunfal”, “Por siempre nuestro lema sagrado”, “Por nuestra revolución” o “Grande nuestra unidad partidaria”.

Son sinónimos de vitorear, ovacionar, aclamar, vivar y aplaudir. Son antónimos de vitorear; abuchear, denigrar, criticar, insultar, desaprobar y degradar. Se vitorean los logros y las buenas y heroicas acciones; se desaprueban los fracasos, las traiciones y las faltas.