Concepto de padrastro

La palabra padrastro, del latín “patraster” se compone de los siguientes términos: “padre”, que procede del latín “pater”, máxima autoridad familiar en la antigüedad romana, sustantivo al que se le añade el sufijo “astro”, que le da un sentido despectivo. El padrastro es la pareja o marido de la madre, que no es con respecto al hijo, ni su padre biológico ni adoptivo.

El padrastro tiene el rol de cuidar de sus hijastros, pero sin interferir en la relación de ellos con su padre, si lo tienen. En caso de no contar con la figura del padre, el padrastro ocupará ese lugar, pero respetando el recuerdo del padre que no está presente, ya sea porque falleció o se ha marchado por causas diversas, sin opinar sobre las acciones de éste.

Si bien muchos padrastros pueden ser personas intolerantes y hacer diferencias de trato entre sus hijos y sus hijastros, o maltratar a estos últimos; otros, son verdaderos aliados, guías y confidentes de sus hijastros.
Actualmente existen muchas familias ensambladas, donde la figura del padrastro es muy común, y paulatinamente va perdiendo el término su sentido peyorativo.

En el Cine, “El Padrastro” es una película estadounidense, de terror, cuyo nombre original es “The Stepfather”. Se estrenó en el año 1987. Fue dirigida por Joseph Ruben, y el protagonista es Terry O'Quinn.

El argumento versa sobre la vida de un hombre con una alienación mental, que ha matado a su familia por no cumplir el ideal de perfección que él intenta lograr; y forma una nueva, en otro estado, donde se casa con una viuda que tiene una hija, que desconfiará de su padrastro y descubrirá su oscuro pasado.

El remake de esta película estadounidense de terror, se estrenó con el mismo título en el año 2009, bajo la dirección de Nelson McCormick, donde el hijastro es un muchacho que vuelve de la escuela militar y se encuentra con que su madre está viviendo con quien se convierte en su padrastro, y de a poco va descubriendo que es un perverso maniático, pero ni su madre ni su novia le creen.

En Biología, se conoce como padrastro a una herida de poca consideración, consistente en un levantamiento de la piel, de sangrado nulo o escaso, aunque puede resultar dolorosa, y se ubica en la unión de las uñas con los dedos. Se recomienda desinfectarlos y cortarlos con cuidado, ya que si se los arranca puede ocasionar una lastimadura mayor, con riesgo de infección.