Concepto de poligamia

La palabra poligamia se compone de los siguientes términos originados en la lengua griega: “polis” que se traduce como “muchos” y “gamos” en el sentido de “matrimonio”. La poligamia es practicada por aquel individuo que se ha casado con varias personas, estando subsistentes todos los vínculos.

Puede ser polígamo tanto el hombre, que tiene relaciones sexuales con más de una mujer, de modo estable, en cuyo caso se denomina poliginia; y si la situación involucra a una mujer con varios hombres, se llama poliandria. Es mucho más frecuente el primer caso, debido, seguramente, a la educación tradicional, donde era muy mal vista la mujer que tenía más de un esposo. En la actualidad, ha surgido el concepto de poliamor, que es una relación libre entre varios sujetos, cualquiera sea su sexo, aunque en este caso, solo podría hablarse de poligamia si las relaciones fueran duraderas y no ocasionales.

La Biblia hebrea nos muestra casos aceptados de poligamia, especialmente por parte de hombres que necesitaban engendrar su descendencia, y sus mujeres eran estériles. Entre otros hebreos que fueron polígamos podemos mencionar a Abraham, Jacob, David y Salomón, quien llegó a tener 700 esposas.

Los egipcios eran, en general, monógamos, pero los hombres ricos podían permitirse tener concubinas. Entre los romanos politeístas el matrimonio era monógamo, pero el esposo solía tener concubinas, de una clase social más baja. Fue con la aceptación del cristianismo que el concubinato empezó a verse como pecaminoso, y condenarse la poligamia.
Actualmente la mayoría de las religiones judeo-cristianas (salvo los mormones) no permiten la poligamia. Para poder contraer nuevo matrimonio tiene que haberse terminado el vínculo anterior, ya sea por deceso del cónyuge o por nulidad del matrimonio. El divorcio vincular no da lugar a la posibilidad de volver a casarse para el catolicismo. La legislación civil, en cambio, permite volver a casarse sin ser polígamo si hay sentencia de divorcio.

Diferente es el caso del islam, que acepta que el marido pueda tener hasta cuatro esposas (poliginia) si hay consentimiento de todos los involucrados. Es muy frecuente en los estados musulmanes tradicionales como en los Emiratos Árabes o en Arabia Saudita, y muy rara en Túnez, Líbano, Malasia y Turquía.