Concepto de bigamia

La palabra bigamia se compone del prefijo latino que indica dos: “bi” y el vocablo griego “gamos” que designa al matrimonio. Comete bigamia quien se casa una vez, y, sin romper ese vínculo, contrae un nuevo enlace con otra persona. Cuando se casa con muchas mujeres o maridos se conoce como poligamia.

Estar casado es un impedimento matrimonial absoluto, ya existente desde el Derecho Romano, pues quien ha contraído nupcias una vez, no puede hacerlo nuevamente, salvo que el matrimonio resulte anulado o se haya divorciado de su cónyuge, o éste hubiera fallecido.

La monogamia es el término opuesto a la bigamia, y no solo es una característica impuesta por el cristianismo, sino que, como ya dijimos, también se adoptó en la Roma politeísta, y en el siglo III, el emperador Valeriano, castigó con la tacha de infamia al bígamo. En general, la mujer bígama era condenada a muerte. Lo que sí se podía en la antigua Roma, era que el hombre casado tuviera concubinas, lo que fue desalentado con la llegada del cristianismo.

En el Antiguo Testamento, la bigamia o la poligamia no aparecen prohibidas para los hombres, y fue polígamo, por ejemplo, David, que tuvo ocho esposas.

Entre los años 1545 y 1563 tuvo lugar el Concilio de Trento que dispuso que si alguien sostenía la licitud de la bigamia, debía ser excomulgado, y estableció las formalidades a cumplirse para probar el vínculo matrimonial.

En España, la represión del delito era de jurisdicción religiosa o civil indistintamente, hasta que pasó en la Inquisición, a ser objeto de juzgamiento por parte del Santo Oficio, por ser una conducta violatoria del sacramento matrimonial, siendo sospechosa, la acción, de renegar a la fe. Los Tribunales seculares sostenían que era de su competencia.

El Fuero real, dejaba al bígamo a merced del cónyuge inocente. En Las Partidas, la pena fue la de confiscación de bienes y el destierro por cinco años. En el Derecho Regio, impuesto a todos los reinos, los varones eran condenados a la pena de la marca, por la cual con hierro candente se le grababa un “q” en la frente, mientras que las mujeres bígamas eran entregadas al marido que primero contrajo matrimonio con ellas.

Actualmente, la mayoría de los países del mundo, con religión judeo-cristiana, castigan penalmente la bigamia, con la excepción del continente africano, donde se permite la bigamia y la poligamia, salvo en Túnez y Costa de Marfil. En Medio Oriente, solo se proclama la Monogamia en Israel. En Asia, está permitida la bigamia y poligamia en India, Pakistán, Irán, Tailandia, Malasia y Brunéi. Esto ocurre porque para los musulmanes, los hombres pueden tener más de una esposa.

No debemos confundir la bigamia que es tener dos maridos o dos esposas, con el adulterio, que es tener relaciones sexuales con otra persona, estando casado, pero sin contraer enlace con el amante o la amante, aunque a veces se usan ambos términos, de modo indistinto.

Buscar otro concepto