Concepto de portafolio

La palabra portafolio o portafolios, es compuesta. Se integra por el verbo portar, del latín “portare” que se traduce como llevar, y por folio, del latín “folium” que hace referencia a las hojas de las plantas, pero luego pasó a nombrar las hojas de libros, carpetas o cuadernos. El término fue tomado por el francés, como “portefeuille” y de allí llegó a nuestro idioma, conociéndose como portafolio a una cartera o maletín de mano, que sirve para llevar papeles; o cuadernos, libros o carpetas que los contienen. Su uso es habitual en empleados de oficina, estudiantes y docentes. Por ejemplo: “Los documentos referidos a la compraventa del inmueble los pondré en el portafolios para llevarlos mañana al sitio donde se escriturará”, “En mi portafolios guardo el material didáctico que uso para trabajador con el alumnado” o “José va a la escuela con un portafolio muy pesado, por eso prefiere que su padre lo lleve en automóvil”.

A este concepto tradicional de portafolio se le han adicionado otros usos, como el caso de los portafolios de los artistas, pintores, fotógrafos, diseñadores gráficos, donde recopilan sus obras, para darlas a conocer, o el portafolio de inversiones, que está compuesto por todos los activos financieros (depósitos a plazo fijo, acciones, bonos del tesoro, etcétera) en los que invierte una persona, física o jurídica, lo que le permite, al diversificar, no arriesgarse en apostar a una sola colocación, que puede o no ser redituable, y las organiza para un mejor control, de vencimientos y rendimientos.

En el ámbito estudiantil, el portafolio es un instrumento de evaluación formativa, propuesto por las teorías constructivistas, y del aprendizaje significativo, usado desde 1980, que permite hacer un seguimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje, con una reflexión crítica del mismo, por parte del docente, y del propio estudiante, que podrá participar proponiendo contenidos, tanto conceptuales como procedimentales, y autoevaluándose, de forma activa en la adquisición de conocimientos, pudiendo realizar sobre los mismos, correcciones, ampliaciones, descartes y plantearse nuevos desafíos, a efectos de potenciar los resultados. Los portafolios, pueden ser hechos en soporte físico o electrónico; éstos últimos generalmente elaborados a través de una aplicación informática. En ellos se van registrando todas las actividades realizadas (evidencias) y las reflexiones generadas por esas evidencias, en vistas a objetivos claros y concretos y a una planificación esmerada. Esto también puede aplicarse en las empresas, incluyendo organigrama, productos, metas, servicios, con el objetivo de hacerlas conocer a los potenciales socios o clientes, actuando como si se tratara de una tarjeta de presentación.

Buscar otro concepto