Concepto de premisa

Del latín “praemissus” procede la palabra premisa, compuesta por el prefijo de antelación “prae” y por “missus” en el sentido de enviado. Literalmente significa enviado de modo anticipado.

Usamos en sentido coloquial la palabra premisa como un principio del cual derivamos nuestras acciones: “Yo parto de la premisa que tengo que ser feliz y actúo en consecuencia” o “La premisa para aprobar el examen es estudiar”.

Las premisas, en sentido estricto, son suposiciones e indicios que nos sirven para fundamentar un razonamiento, sacar de ello una conclusión o simplemente realizar una afirmación.

En las empresas, las premisas son supuestos que permiten considerar las circunstancias que pueden tener influencia en los planes empresariales. Pueden ser internas o depender del contexto.

En Lógica proposicional o aristotélica, una premisa es cada una de las proposiciones que integran un silogismo y que permiten de ellas, extraer una conclusión. Para que el razonamiento o argumento sea válido la conclusión debe estar contenida en las premisas.

Las premisas son afirmaciones o negaciones de un aspecto de la realidad y no son necesariamente verdaderas. La primera premisa, se denomina mayor y la siguiente, menor. Por ejemplo, en el siguiente razonamiento deductivo: Premisa mayor: Todos los patos nadan. Premisa menor: El patito feo es un pato. Conclusión: El patito feo nada.

Puede haber un razonamiento que tenga más de dos premisas o que solo contenga una sola premisa, por ejemplo: premisa: Dos es mayor que uno. Conclusión: Una es menor que dos.

El procedimiento por el cual se saca una conclusión de la o las premisas se denomina inferencia, que es el paso de verdades que se saben a una verdad que se ignoraba hasta entonces. En un argumento válido, si las premisas son verdaderas, también lo será la conclusión que de ellas se infiera.

Por otra parte, la premisa o punto de partida que sustenta el pensamiento marxista del materialismo histórico, es que la organización de los factores de producción determinan los distintos tipos de relación entre los miembros de la sociedad, configuradas básicamente por dominadores y dominados.