Concepto de deducción

La palabra deducción llegó al español desde el latín “deductio”, siendo el acto y el efecto del verbo deducir, del latín “deducere”, a su vez de “dux”, que significa guía o conductor, al que se le antepone el prefijo de privación “de”.

Una deducción, como guía, es un camino lógico que nos lleva a extraer conclusiones a partir de premisas, hechos o principios. Ejemplos en la vida cotidiana: “Deduzco por lo que me has contado, que no es tan grave la enfermedad de tu madre, ya que dices que hace una vida prácticamente normal y toma poca medicación”, “Por deducción, considero que, si en esta semana hay dos días feriados, será corta, laboralmente hablando” o “Si en Derecho hay un principio que dice que nadie es culpable mientras no se demuestre con pruebas tal situación, mi esposo es inocente por ahora, ya que aún no inició su proceso judicial”.

En otro sentido, como privación, una deducción es un descuento o resta, que se hace sobre una cantidad dada.

En la Lógica aristotélica, se denominan razonamientos deductivos, cuando se arriba a la conclusión que hasta el momento se desconocía, partiendo de las premisas, conocidas o supuestas, y siendo sacada por inferencia, estando contenida en ellas, y derivando de las mismas. Se va desde la generalidad hacia la particularidad.
Si decimos: primera premisa: “todos los perros ladran”; segunda premisa: “Tom es un perro”, la conclusión será: “Tom ladra”. Vemos que en la conclusión no añadimos nada a lo que decían las premisas, sino que las relacionamos.
En este caso, se llegó a una conclusión verdadera usando la deducción, pues se partió de premisas verdaderas; pero también podría hacerse una deducción correcta y válida partiendo de premisas falsas; siendo también en este caso, falsa la conclusión. Por ejemplo: primera premisa: “Todos los gatos tienen dos colas”, segunda premisa: “Tiny es un gato”, conclusión: “Tiny tiene dos colas”.

En el sentido de resta, se usa para aludir a los descuentos que sufren ciertos gravámenes, pagos por compras o servicios o el salario de los trabajadores, por diversos motivos. Ejemplos: “Me hicieron una deducción en el impuesto a las ganancias, por tener cargas de familia”, “Harán una deducción en la cuota del servicio de luz por haber carecido del servicio durante dos días por una falla imputable a la empresa”, “Me deducirán intereses de la cuota de mi crédito, por pago anticipado”, o “Mi salario sufre deducciones por obra social, jubilación y seguro de vida”.