Concepto de rascacielos

La palabra rascacielos viene del inglés “skyscraper” vocablo integrado por “sky” en el sentido de cielo y el verbo “scrape” que se traduce como arañar o rascar. Un rascacielos es el nombre que se le da a los edificios de tanta altura que pareciera que casi tocaran el cielo, destinados a la morada de personas.

El problema habitacional no es nuevo. Ya lo padecieron los romanos cuando en el período republicano, Roma empezó a recibir mucha población que necesitó un lugar donde vivir. Así se fueron construyendo “ínsulas” sobre edificios que contaban originariamente con una sola planta, la que llegó a sostener hasta 8 pisos más, no pudiendo superar esta altura, ya que en el siglo I antes de Cristo se prohibió construir a más de 60 pies de altura. La construcción se hacía con piedras, ladrillos y cemento, no siendo demasiado segura, y por ello los derrumbes e incendios eran frecuentes, y debía accederse a cada piso por escaleras. Por eso el precio del arrendamiento era más barato cuanto más alto era el piso.

El primer rascacielos en sentido moderno, seguro y confortable fue el Home Insurance Building, construido en Chicago en el año 1885, sobre una estructura de acero, y con 10 pisos. Los rascacielos pronto se extendieron hacia otras populosas ciudades como Londres y Nueva York, ciudad en la que se destacó el World Building de 1890 y casi una década después, el Park Row Building, de 30 pisos, 10 más que el anterior.

La mayor innovación que permitió que los rascacielos se difundan y dejen de estar reservados a las personas de escasos recursos, fue el ascensor o elevador, que, si bien en la antigüedad algunos se conocían, operaban como grúas, para luego aparecer el montacargas en el año 1851, que contaba con una plataforma, donde el o los pasajeros se paraban, o se colocaban las cosas, que subían y bajaban ayudados por un cable. A mediados del siglo XIX ya se construían elevadores más seguros. En 1927, la palabra rascacielos apreció por primera vez en los diccionarios de la RAE.

Si bien la organización internacional CTBUH (Consejo de Edificios altos y Hábitat Urbano) no establece una altura a partir de la cual un edificio pueda considerarse rascacielos, sino que depende del contexto en que está emplazado, se considera que debe tener al menos una altura de 100 metros.
Entre los rascacielos más altos en el mundo actual se destacan el Burj Khalifa, construido en Dubái en el año 2010, con 163 pisos y una altura de 828 metros y el Shanghai Tower de Shanghái (2015) con 128 pisos y una altura de 632 metros.