Concepto de remate

Remate es la acción y el efecto del verbo de primera conjugación, rematar, integrado el término por los siguientes léxicos latinos: el prefijo de reiteración “re” y el verbo “mactare” en el sentido de matar.

Según los contextos, remate tiene distintas acepciones:

1.- En el caso de alguien que está agonizando, remate significa que se ejerce sobre él una acción, tendiente a acabar definitivamente con su existencia: “el asesino, le asestó una certera puñalada en el pecho, y para asegurarse que la víctima no sobreviviría, le dio dos disparos” o “El perro había quedado malherido tras ser atropellado por un camión en medio del campo, y viendo que ya no había posibilidades de salvarlo, para que no sufriera más, y sin contar con asistencia veterinaria, el hombre lo remató de un disparo”.

2.- Cuando un asunto o hecho está avanzado en su resolución, se le da el remate cuando se lo acaba definitivamente: “El cuento parecía haber terminado, pero el autor le dio un giro inesperado en el final, siendo un remate sumamente inesperado e interesante” o “El arquitecto remató el muro con un prolijo y delicado protector contra el ingreso de malvivientes”.

3.- En el comercio, como liquidación de mercadería, cuando se la vende a un precio mucho menor que el de mercado: “Ve a la tienda de la esquina, están rematando todo, porque cierran el local”.

4.- En el fútbol, una jugada de remate, es la que hace el jugador, que intenta hacer el gol, pateando directamente al arco.

5.- Un remate como sinónimo de subasta pública, es la venta de bienes al mejor postor, lo que puede hacerse con base (fijando un precio mínimo a partir del cual los asistentes al remate pueden ofrecer más dinero) o sin base (resulta adquirente el que más ofrece por la mercancía). Puede ser ordenado por el Juez (remate judicial) o hacerse de modo privado o extrajudicial: “En el remate logré conseguir una hermosa colección de obras de arte”.