Concepto de simposio

La palabra simposio se originó en el griego “symposiom”, vocablo integrado por “sym” que puede traducirse como “junto” y por “posis” en el sentido de “beber”.

Esta idea de beber en comunidad, entre los antiguos griegos era frecuente luego de la comida, e intervenían en el simposio solo los hombres, que hablaban sobre cualquier tipo de contenidos. Las mujeres solo participaban para alegrar la reunión.

“Simposio” o “Banquete” es el nombre de uno de los famosos diálogos del filósofo griego Platón, que data del año 380 antes de la era cristiana, donde en un banquete los hombres, especialmente educados (filósofos y sus discípulos) deciden realizar cada uno de ellos un discurso profundo sobre la naturaleza del amor.

En la actualidad, y en base a este simposio culto que expusiera Platón, se habla de simposio cuando un grupo de personas sin importar el sexo, platican sobre temas intelectuales.

Es una técnica de exposición, análisis y aprendizaje donde un grupo de intelectuales (entre tres y seis) expone sobre un tema en el que son expertos, en forma sucesiva, frente a un auditorio, con el objetivo de informarse y profundizar sobre la cuestión, enriqueciéndose con el aporte de cada uno de los oradores.

Se requiere para que resulte eficaz, la presencia de un organizador, reuniones previas para coordinar el orden, el tiempo y el aspecto de la temática que cada uno abordará para evitar reiteraciones, aunque sí pueden ser tomados contenidos iguales o similares si se los enfocará desde otra perspectiva u opinión.

Luego de la apertura y presentación del tema y de los expositores por parte del coordinador, comienza el simposio propiamente dicho.

El tiempo de exposición es de unos 15 minutos y no hay debate, aún cuando las ideas o puntos de vista de cada expositor puedan diferir con el de los otros.

Para el cierre, puede el coordinador realizar una síntesis o permitir preguntas o aclaraciones, pero sin debate.