Concepto de sponsor

La palabra sponsor, o espónsor, si se la usa castellanizada, aunque en este caso se recomienda utilizar los términos que ya existen en castellano como sinónimos, que son los de auspiciante o patrocinador; procede originariamente del latín “sponsor” en el sentido de “padrino”, “fiador” o “garante”, de donde fue tomada por el inglés, para finalmente arribar al español.

Un sponsor es un auspiciante o patrocinador, que contribuye a solventar los gastos de un evento deportivo, solidario o artístico, o una investigación científica, aportando dinero u otras cosas materiales y sacando como provecho, hacer publicidad de sus obras, servicios o productos, siendo una efectiva estrategia de marketing. El sponsor puede ser una persona física (un ser humano) o un ente ideal o persona jurídica.

La finalidad de obtención de ganancias a través de la publicidad por parte del sponsor es lo que lo diferencia de un mecenas, que lo hace en forma desinteresada o para lograr prestigio social.

Las camisetas de los jugadores de fútbol es un claro ejemplo de la publicidad que realizan los sponsors con las inscripciones de sus logos en ellas. Por ejemplo, en el club argentino Boca Juniors, durante la temporada 2018-2019, sus jugadores lucieron camisetas de la marca Nike, donde se leen las inscripciones de la aerolínea Qatar Airways, la empresa subsidiaria de la petrolera Bridas denominada Axion Energy, la empresa de productos de aseo personal Axe y de Río Uruguay Seguros, aportando cada una de ellas, millones de dólares, en un total de 14.250 millones de dólares.

Para conseguir estos sponsors que paguen sumas millonarias se necesita que el evento sea masivo, importante y convocante, pero para quienes tengan la necesidad de conseguir sponsors que les aporten sumas un tanto menos significativas, por ejemplo, si se desea realizar un festival solidario, y se cuentan con ideas y trabajo personal, pero no con recursos materiales, es preciso que parte de las personas involucradas en la organización del evento se dediquen a conseguir sponsors, para lo cual conviene, por ejemplo, hacer una revista con el programa del evento, donde se ofrezca a los sponsors aparecer en ella como auspiciantes, determinando su valor de acuerdo al espacio publicitario que decidan adquirir. También pueden ofrecerse el uso de carteles que se expongan en el transcurso del festival, donde se publicite la marca.

Para ello se debe recorrer las empresas de la zona, y si es posible, las de lugares más alejados, ofreciéndoles convertirse en sponsors, y convenciéndolos de que se trata de un proyecto bien organizado y con grandes posibilidades de éxito.