Concepto de tridente

La palabra tridente es un sustantivo, que tuvo origen el latín “tridentis”, integrado el vocablo por “tri” que designa al número tres, y por “dentis”, que se traduce como dientes; refiriéndose a un arpón que consta de tres puntas, que se usaba, y se aún se usa, aunque menos, como arma de defensa o ataque, o para pescar.

Un tridente es un instrumento de pesca, originalmente, luego empleado como arma de combate, similar a una lanza, que, en vez de poseer una única punta, tiene tres; una central, y dos laterales, posicionadas paralelamente.

Los tridentes fueron usados en el circo romano, por una clase de gladiadores, llamados reciarios, que lucharon a partir del siglo I, porque al combatir, desprovistos de armaduras, utilizaban elementos parecidos a los que usan los pecadores, especialmente redes, que lanzaban sobre sus oponentes, hacia la cabeza, para inmovilizarlos, o sobre sus brazos, para quitarles sus armas; y luego los atacaban con el tridente, que era una lanza larga, de casi dos metros, lo que les permitía mantenerse a distancia del rival y atacarlo sin acercarse demasiado a él. El último recurso, si el tridente fallaba, era el empleo de la daga.

Los tridentes fueron usados en su origen, y desde la antigüedad, para la pesca, empleándose poco en la actualidad, donde hay elementos más sofisticados y precisos; ya que se requiere ser demasiado habilidoso, para capturar un pez con un tridente, necesitándose lastimarlo y matarlo con el mismo, de modo directo, lo que resulta difícil pues los peces son muy veloces, y, a veces, pequeños. La pesca deportiva, para devolver luego los peces a su hábitat, es imposible con el tridente, que los mata.

Por asociación del dios griego Poseidón con el mar, del cual es su protector, y también deidad de los terremotos, se lo simboliza portando un tridente, que, según la mitología, usó para crear el caballo, y una fuente de agua salada, lo que logró golpeando el tridente sobre la tierra, para ganar una disputa con la diosa Atenea, por ser los patronos, de la ciudad, que finalmente le correspondió a la diosa, que fue venerada en la ciudad de Atenas.

El tridente, en el cristianismo, es un símbolo característico del diablo, con el cual conduce a los pecadores al infierno.

En la franja vertical amarilla central de la bandera de Barbados, encontramos un tridente negro, que simboliza la independencia de ese país con respecto al Reino Unido, siendo cada punta, un aspecto de la democracia (gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo).