Concepto de docencia

Docencia significa enseñar según su etimología latina (del latín “docere”). La docencia, por lo tanto, hace referencia a la actividad de enseñar, siendo actualmente docentes aquellos que se dedican profesionalmente a ello, recibiendo una remuneración por sus servicios.

Ya en la antigua Grecia, los filósofos que se dedicaban a enseñar (siglo V a C.) recibieron el nombre de sofistas y cobraban por hacerlo, trasladándose de lugar en lugar. A posteriori, filósofos como Sócrates quitaron relevancia a los sofistas; enseñaban en plazas o lugares públicos, y en forma gratuita. Su discípulo Platón fundó la Academia, en el año 388 a. C. una escuela filosófica, donde se formaron otros sabios de la talla de Aristóteles.

La docencia hoy, puede ser ejercida en distintos niveles del proceso educativo. Así tenemos la docencia a nivel inicial (entre los 3 y 5 años), llamados comúnmente maestros jardineros, en el nivel primario (maestros) en el nivel secundario, en el nivel superior y en el universitario, donde reciben el nombre de profesores. Existen también docentes coordinadores de grupos, de apoyo, etcétera. El conjunto de docentes también se conoce como la docencia.

La docencia puede ser ejercida en establecimientos públicos oficiales o en instituciones de gestión privada, laicos o confesionales.

La docencia en general es impartida en establecimientos de enseñanza pero también puede darse en forma particular, para reforzar los aprendizajes escolares de los alumnos. Estos son los docentes particulares, que brindan acompañamiento escolar a quienes lo solicitan, a cambio de un precio, fuera del marco regulatorio oficial, y fuera del horario de clases obligatorio. Por ejemplo: "A mi hijo le cuesta mucho matemática, por eso le he contratado un docente particular, para que le explique de modo individual, y refuierce lo que da en la escuela".

Para ser docente se requieren estudios superiores, que oscilan entre los tres y cinco años según la rama en que acredite el título, su función.

A la concepción de la docencia tradicional, del docente poseedor del conocimiento y único sujeto activo del proceso de enseñanza aprendizaje, la nueva tendencia constructivista lo ve como una guía de la producción del conocimiento por parte del alumno, que toma en sus manos la formación de su saber, como protagonista del mismo. Para ser un buen docente, se necesita, además de los saberes propios que va a transmitir y ayudar a descubrir, capacidad de diálogo, paciencia, carisma, ser motivador, empático y cariñoso, como también poner límites adecuados, en caso de necesidad.

Buscar otro concepto