Concepto de alternar

La palabra alternar, es un verbo, regular, pronominal y de primera conjugación, que nos remite, en cuanto a su origen, al latín “alternare”, a su vez, derivado de “alter” que significa “otro”. La acción de alternar, implica la combinación de dos cosas, funciones, eventos, esfuerzos, sentimientos, números, deseos, actividades, etcétera, de modo sucesivo, intercambiando una cosa material o inmaterial, con otra, sin que ambas coexistan temporalmente. Mientras una de está actuando, la otra permanece inactiva, pudiéndose tratar de fenómenos naturales o culturales.

Los motivos de la alternancia, cuando es hecha de modo intencional, pueden ser varios: incrementar la eficiencia, reducir el cansancio, potenciar beneficios, etcétera.

Ejemplos: “Este mes, de cambios de estación, se alternan los días lluviosos con los de sol”, “No te conviene estar trabajando tanto tiempo en el ordenador, sino, alternar con pausas de actividad física”, “Debes alternar el uso de las máquinas para evitar el recalentamiento de los motores”, “Conviene, para que sea más saludable, alternar los ejercicios aeróbicos con los anaeróbicos”, “Tengo sentimientos encontrados, con respecto a mi jefe, hay días que lo estimo y respeto, pero, ese cariño, se alterna con furia, cuando me trata con arrogancia”, “Me recetaron dos medicinas, pero tengo que tomarlas alternadas. Los lunes, miércoles y viernes, una; y los martes, jueves y sábados la otra. Solo el domingo, no debo medicarme”, “Trabajo en turnos alternados, a veces de mañana y otros días a la tarde” o “Con mi esposo nos alternamos, para cambiar y bañar al bebé, así, ambos lo disfrutamos”.

En la antigua República romana, la máxima autoridad era el Consulado, desempeñado el cargo por dos magistrados, que se alternaban en el ejercicio de la función, un mes cada uno, aunque increíblemente, el que más poder de decisión tenía, era el que no gobernaba, que podía vetar las decisiones del que estaba ejerciendo el cargo.

En agricultura, se usa la técnica de rotar los cultivos, para evitar el agotamiento de los suelos, lo que se logra, alternando, por ciclos, en un lugar, la siembra de plantas de familias diferentes, que exijan distintos componentes nutricionales. También tiene beneficios, alternar los cultivos, para el control de plagas. Se recomienda la alternancia entre especies exigentes, como, por ejemplo, maíz, calabaza, acelga, espinacas o calabaza, con leguminosas, que no lo son.