Concepto de ápice

La palabra ápice, procede del latín “apex” y su significado es “punta”, “cumbre” o “extremo”.

Usos del término

Como antiguo gorro sacerdotal pagano: Los sacerdotes romanos en la Roma antigua precristiana, que integraban el colegio de los flamines, y los sacerdotes del dios Marte, llamados salios, llevaban una especie de bonete puntiagudo, llamado ápex, como parte de su atuendo.

Como extremo de las cosas: Cualquier extremo o punta, es llamado ápice, por ejemplo: “He escalado la montaña, pero no pude llegar a su ápice” o “El ápice del obelisco porteño, está a 63,5 metros de su base y se eleva, por sobre ella, 3,5 metros”.

En Lingüística: El ápice de las letras, es el signo ortográfico que se pone sobre algunas de ellas, con el fin de marcar su acentuación, cuando requieren de tilde.

En Biología: El ápice es el extremo de cualquier órgano. Por ejemplo, en las hojas, el ápice geométrico es el punto más alejado de su base.

En el corazón, de formato cónico, se diferencian, el ápice, situado en la parte inferior y hacia adelante y a la izquierda; de la base, que es la parte más ancha del órgano, con dirección hacia la derecha, arriba y atrás.

En los dientes, el ápice (más precisamente, el foramen apical) se ubica en la zona donde termina su raíz, y consiste en una apertura de la pulpa, por donde pasan los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas.

Como algo muy pequeño: Como el ápice es una punta, y las puntas son pequeñas, se llama ápice, por extensión, a todo aquello que resulta minúsculo, especialmente, si es inmaterial, por ejemplo: “No tengo un ápice de duda de que lograré resolver este problema, pues soy muy obstinado”, “El ladrón no tuvo un ápice de empatía con su víctima, a la que golpeó para robarle” o “No me importa un ápice lo que sucede en otros planetas, con los problemas que hay en el mío, ya tengo suficiente”.

En Geometría: El ápice es el vértice, opuesto a la base, que se ubica en la parte de mayor altura de ciertas figuras geométricas, como triángulos, conos y pirámides.

En Geografía: Ápice es una ciudad italiana, construida en el siglo VIII, perteneciente a la provincia de Benevento, de menos de seis mil habitantes, que sufrió en noviembre de 1980, los efectos devastadores del terremoto Irpinia, lo que la convirtió en una especie de “ciudad fantasma”.