Concepto de arrasar

Arrasar es un verbo transitivo de primera conjugación que se compone del prefijo “a” y del verbo rasar, en el sentido de dejar al ras o nivelar una cosa, dejándola plana, como por ejemplo cuando se llena una vasija de líquido hasta el borde. Por ello se usa para designar la acción que devasta o quita todo lo construido sobre el terreno, dejándolo despojado y raleado: “Sopló un viento tan intenso que arrasó con las casas precariamente construidas”, “El fuego arrasó con todo lo que halló a su paso” o “La fiera se lanzó sobre el campo y arrasó con todos los animales que allí se encontraban”. En sentido amplio, se aplica a todo lo que resulta destructivo, aun cuando sean cosas inmateriales: “Juan arrasó con mis sentimientos, destruyendo mi alegría de vivir” o “Su ira terminó arrasando nuestra relación de pareja”.

También se usa para designar algo que todo lo cubre o lo completa, dejando lo arrasado sin ningún tipo de posibilidad de emerger o mostrarse: “Las lágrimas arrasaron la mirada del anciano cuando se nieta se alejó para siempre, y sus ojos empapados no podían ver más nada” o “La nueva revista fue muy exitosa, arrasó con las ventas, y las del mismo rubro quedaron fuertemente dañadas en su economía, al punto de que muchas cerrarán sus puertas”. En este último sentido se usa mucho el término para calificar al éxito como arrasador: “El niño es el mejor alumno del curso y arrasó con todos los premios” o “El político arrasó con todos los votos del electorado”. Quien arrasa se queda con todo, dejando al resto de los participantes sin nada: “Mi primo tuvo una idea arrasadora para terminar con la competencia y posicionarse como única opción en el mercado”.