Concepto de totalidad

La totalidad es la cualidad de aquello que lo contiene todo, siendo el conjunto íntegro de los seres animados o inanimados que conforman una categoría, especie o clase, sin excluir a nada ni a nadie; pudiendo referirse también a la universalidad comprensiva de todos los aspectos de una realidad o problema.

Ejemplos de uso: “La totalidad de los alumnos del colegio ha asistido hoy a clases”, “La obra está concluida en su totalidad, ya no queda nada del proyecto para concretar”, “La totalidad de mis problemas no han sido resueltos, pero, al menos, los más importantes, sí” o “Vista a situación en su totalidad, no podemos decir que todo haya sido en vano, ya que algunas cosas positivas, nos ha dejado la experiencia”.

Cuando hablamos, por ejemplo, de que el ser humano es una totalidad de cuerpo y alma, queremos significar que es imposible escindir una parte de la otra, al menos, estando vivo. Los dolores físicos repercuten en el estado anímico y viceversa, pues, justamente somos una totalidad.

En la teoría percepción, una de las leyes de la Gestalt, corriente psicológica moderna, es la ley de la totalidad, que afirma que el todo no es solo la suma de las partes, sino que la trasciende, siendo mucho más. Cada parte del todo vale en función del conjunto que integra, y no por sí sola, por ejemplo, una puerta cobra sentido en referencia a una habitación o una nota musical con respecto a la melodía de la que forma parte. Lo primero que percibimos no es cada parte, sino la totalidad. Si vemos un tren, lo identificaremos al principio como un todo, y luego veremos cada uno de sus vagones, la locomotora, sus puertas de acceso, etcétera.

En cuanto a la visión de la realidad social, el filósofo marxista húngaro, Georg Lukács (1885-1971) sostuvo que el marxismo tuvo como virtud, su visión totalitaria de la realidad social, y no parcializada, como la que tiene el capitalismo, que incorpora en el obrero el sentimiento de alienación, sintiéndose ajeno en un trabajo rutinario en el que es explotado y donde no percibe su real finalidad. Para Marx, la sociedad, es más que la sumatoria de personas, igual que lo había sostenido ya, en la antigüedad griega, el filósofo Aristóteles, para quien el hombre se realizaba dentro de la polis o ciudad-estado; pero para Marx, esta realización es imposible para el ser humano integrante de una sociedad capitalista.