Concepto de pleno

La palabra pleno procede del latín “`plenus” que indica algo completo, pleno o lleno. Se usa para calificar aquello que resulta en su máxima expresión, que no necesita de nada más para lograr su eficacia y su mayor nivel, o que cubre la totalidad de algo, lo que puede tener consecuencias positivas o negativas.

Ejemplos: “En pleno desarrollo del partido se anotaron los mejores goles”, “Con el sol a pleno salí a caminar sin protección solar y resulté con quemaduras en la piel”, “Mi salud no está a pleno, aún estoy convaleciente de la enfermedad que me atacó”, “El balón me pegó en pleno rostro”, “En pleno invierno hace demasiado frío en esta región”.
Espiritualmente alguien se siente pleno cuando está dichoso y cree haber conseguido su propósito vital, algún fin intermedio, o alcanza la paz espiritual, por ejemplo: “Con mi hijo en mis brazos siento que mi vida está plena”, “Me siento pleno cuando estoy en contacto con la naturaleza” o “Para sentirme pleno necesito estar enamorado”.

Un cuerpo deliberativo está reunido a pleno cuando cuenta con la totalidad de los miembros para la realización de la discusión y la correspondiente votación de propuestas: “La Asamblea sesionó con sus miembros a pleno”.

En Economía se habla de pleno empleo en referencia a situación ideal en que la población económicamente activa (en edad de trabajar y que busca hacerlo) consigue trabajo. En este caso la oferta de empleo logra absorber la totalidad de la demanda, siendo nula la tasa de desempleo, aunque esto es casi imposible que ocurra en la práctica, aceptándose entonces que hay pleno empleo con una tasa ínfima de desempleados.

En el juego de ruleta, un pleno, consiste en apostar todas las fichas a un solo número; dejando de lado otras opciones que brindan más posibilidades de ganar, como apostar a todos los números pares, o a todos los impares, o a varios números, o a la totalidad de los rojos o de los negros. Si bien en el caso del pleno se reducen las posibilidades de ganar, de hacerlo, el premio será mucho mayor, a la misma cantidad apostada.