Concepto de asegurar

La palabra asegurar es un verbo regular de primera conjugación que etimológicamente procede del latín “asegurare”, integrado por el prefijo de aproximación “a”, por el adjetivo “securis” en el sentido de “seguro” y la terminación verbal “ar”.

Se usa en los siguientes sentidos: por un lado, para expresar que algo se ha fijado, y ha quedado protegido de caídas, desgarros o roturas, por ejemplo: “He asegurado el cuadro a la pared, con dos fuertes soportes”, “Asegura el nudo con el que ataste las sogas, pues si se desarma, podría descolgarse la hamaca que se suspende de ellas”, “He asegurado los botones de la camisa, cosiéndolos con doble hilo” o “Conviene asegurar el mueble a la pared, para que no pueda caerse y lastimar a los niños si intentan treparse en él”.

Asegurar los bienes, significa mantenerlos protegidos de riesgos: "Aseguré mis ahorros depositándolos en un Banco" o "Aseguré la puerta de mi casa con llave para evitar que me quiten mis pertenencias".

Los contratos de seguros, permiten asegurar un resarcimiento económico, si el riesgo temido sucede (muerte, enfermedad, robo, accidente, etcétera) a cargo de la compañía aseguradora, quien cobra por el servicio una suma de dinero denominada prima.

En otro sentido se usa asegurar, para afirmar un enunciado, sosteniendo su certeza, o para evitar caer en el error: “Mi padre me aseguró que iríamos de vacaciones este año”, “Tras una larga investigación hoy se asegura que la alimentación es importante en el cuidado de la salud” o “Me quiero asegurar de no equivocarme en la elección de mi profesión futura”.

Asegurar algo en este último sentido no significa que no pueda haber error, ya que muchos aseguran cosas sin pruebas suficientes o sin considerar imponderables; y otros, pueden haber equivocado las vías del proceso de certificación de datos: “Mi tío me aseguró que este año había elecciones en mi país, pero se equivocó”, “No puedes asegurar que egresarás del colegio este año, pues hay muchas circunstancias que pueden impedirlo” o “Rechazaron los resultados de la investigación del científico pues los casos considerados para sentar su teoría fueron pocos, y eso no le permite asegurar la validez de sus conclusiones”.

Quienes son dogmáticos aseguran sus creencias sin basarse en evidencias. Un caso es el de las religiones que aseguran que la Biblia contiene verdades reveladas.