Concepto de cometido

Del verbo cometer, se dice que alguien ha cometido algo, cuando realizó una acción, buena o acertada, o mala o errada. Los errores cometidos, sirven para aprender, ya que nadie actúa siempre bien, pues somos seres falibles. Los actos que cometemos pueden ser hechos de modo voluntario o intencional, a los que en Derecho se los denomina dolosos; por imprudencia, llamados jurídicamente culposos; o ser accidentales, cuando son hechos por fuerzas naturales o sujetos incapaces de obrar, como los menores o los dementes.

Por ejemplo: “Juan ha cometido un homicidio, y deberá pagar por ello con la cárcel”, “Si no hubiera cometido tantos errores en mi vida, hoy estaría más feliz”, “María ha cometido un acto de nobleza al perdonar a quien le hizo tanto daño”, “Mi pequeño hijo, disparó un arma, que tomó de mi recámara sin mi permiso, e hirió a una persona; si bien fue considerado un accidente, yo soy el adulto responsable”, “He cometido un hecho culposo, pues atropellé a un transeúnte por manejar distraído” o “Has cometido un fraude al engañar al Estado, mintiendo sobre tu patrimonio”.

Un cometido, como sustantivo, es una empresa que se pretende llevar a cabo, o cuya ejecución ha logrado cumplirse, con resultados variables, por propia iniciativa o por encargo de un tercero. Es sinónimo de propósito, meta u objetivo.

Los cometidos pueden ser materiales o inmateriales, onerosos o gratuitos, nobles o innobles, lícitos o ilícitos.

Ejemplos de uso: “Cumplí mi cometido en la vida de ser una persona honorable, que ha criado a sus hijos con amor y trabajó honradamente siendo compasivo y solidario; por eso, ahora, en mi vejez, solo trato de estar en paz con mis recuerdos y rodeado del cariño de mi familia y amigos”, “Se propuso como cometido ganar la carrera, y para ello entrenó con mucha disciplina y constancia”, “Jesús vino al mundo, para los cristianos, a cumplir el cometido de mostrar el camino hacia la Salvación”, “Me encargaron el cometido de escribir una historia de ficción pero no logro inspirarme“ o “Son muchos los cometidos que intenté pero ninguno llegó a buen puerto”.

Las personas que no poseen cometidos en la vida es porque tienen una existencia vacía o están deprimidos, pues es saludable fijarse metas y tratar de cumplirlas, si son buenas y tienden a la realización personal o a un objetivo solidario. Por supuesto, que los cometidos deben ser realistas, y una vez logrados, disfrutarlos, pues hay personas que siempre están insatisfechas y cuando cumplen un cometido, ya están en busca de otros sin disfrutar de sus logros.