Concepto de descomposición

La palabra descomposición se integra con los siguientes términos derivados de la lengua latina: el prefijo de separación “dis”, el de reunión “con”, el verbo “ponere” en el sentido de “poner” o “colocar” y el sufijo de acción y resultado “tio”. De acuerdo a su etimología, la descomposición es la acción y el efecto de separar las partes que componen un todo, disgregándolo.

Usos del término

En el sentido estricto del vocablo, vinculado a su etimología, hablamos de descomposición cuando hacemos un análisis de algo, separando el todo en sus partes. En esta acepción, podemos hablar de la descomposición de una oración en sujeto y predicado o de la descomposición de un número, en aquellos que en él están contenidos, como el caso de 5, que puede descomponerse en 3 + 2.

En Biología, se habla de descomposición cuando la materia luego de sufrir un proceso de degradación se transforma en una forma más simple.

Referido al organismo humano, la descomposición se produce al fallecer, dado que el corazón deja de latir y la sangre ya no circula, y se va perdiendo calor. Luego de tres horas hay rigidez muscular, se pierde la estructura celular; el cuerpo se hincha, para luego llegarse a la putrefacción. Este proceso se da en casi todos los vertebrados. Otras especies tienen otros tiempos y modos de descomposición.

En el caso de los productos alimenticios, se descomponen y se vuelven no aptos para el consumo, luego de cierto tiempo, variable según el producto. Las carnes y los lácteos se descomponen con mayor facilidad. La refrigeración enlentece este proceso.

La descomposición química ocurre cuando las moléculas se rompen, originando otras de tamaño menor, o átomos. Se trata de una sustancia compuesta que logra formar otras de estructura más simple. Es el proceso inverso a la síntesis y muchas ocurre de modo no deseado, a través de una reacción química, al exponer el compuesto a la acción del calor, de la electricidad, de la humedad y otros factores externos.

El ácido carbónico, que es un compuesto químico inestable, puede rápidamente descomponerse en agua y dióxido de carbono.

La descomposición de la luz, recibe el nombre de dispersión refractiva. La luz blanca está compuesta de varios colores superpuestos cada uno con una específica longitud de onda y una determinada frecuencia. Cuando la luz se refracta al atravesar un medio transparente, en general el aire, éste la absorbe, y con ello la luz disminuye la velocidad de propagación, y la luz se descompone en los colores que la conforman (rojo, naranja, amarillo, verde, violeta y azul).