Concepto de diáfano

Diáfano es una palabra originada en la lengua griega. Se integra con los términos “dia” que puede traducirse como “a través” y por “phanein” en el sentido de “visualizarse” o “aparecer”. Es un calificativo que se aplica a todo lo que es transparente, y por lo tanto deja ver a su través, lo que está por debajo o detrás, y por extensión, a lo que es claro, nítido, luminoso, puro y que nada esconde.

Ejemplos: “Limpia los vidrios de los ventanales de tu casa, si no están diáfanos no podrás apreciar el hermoso paisaje que se puede ver desde allí”, “Me gustaría que el recipiente donde exhibes la mercadería fuera diáfano, para que los clientes puedan ver el contenido”, “El cielo está tan diáfano que, en él, no se ve ninguna nube”, “El aire de este pueblo es diáfano y da gusto respirarlo por tanta pureza”, “Su tono de voz es diáfano y sincero”, “La explicación del profesor fue diáfana, y por ello entendí todo lo que dijo”, “Bajo este diáfano sol, seguro mi piel adquiere un lindo tono dorado”, “Los espejos de mi casa lucen siempre diáfanos pues los limpio a diario”, “El agua de este río es diáfana y cristalina, invita a nadar en él” o “Su diáfana sonrisa le da a su rostro un aire angelical”.

En Arquitectura los espacios habitacionales diáfanos son aquellos que son claros y luminosos, con amplios ventanales, pinturas de color blanco o tonos pasteles, aunque también puede haber algunas paredes en colores brillantes, y donde existen espacios amplios y abiertos, con las mínimas paredes posibles. Un ejemplo de construcción diáfana es por ejemplo un loft, forma de construcción que surgió en Nueva York en 1950, aprovechando en un principio fábricas y almacenes abandonados, con fines de estudios de arte o centros de estudios, y luego fueron un gran éxito para quienes deseaban vivir en lugares espaciosos, cómodos y con buena iluminación.