Concepto de despejado

La palabra despejado es la acción y el efecto del verbo transitivo de primera conjugación, despejar, integrado por el prefijo privativo “des” y por “pedís” vocablo latino que designa los pies. Indica el resultado de quitar los pies de un sitio, que de ese modo, se encuentra libre de ocupantes. Llegó al español a través del portugués.

Se habla de un sitio, para calificarlo como despejado, cuando no tiene ocupantes, está vacío o no presenta amenazas ni obstáculos. Por ejemplo: “Hay que despejar la casa, pues mañana ya ingresan los nuevos inquilinos”, “Se despejó la sala para que los invitados pudieran bailar”, “Debes cortar tu flequillo y despejar tu frente, pues está tan largo que ya no puedes ver” o “La ruta se encuentra despejada, y el tránsito está muy fluido”.

Se dice que el cielo está despejado cuando no hay presencia de nubes, o éstas no alcanzan al 30 %; y así el día se presenta diáfano, y en la noche, se divisan la luna y las estrellas con total nitidez. Por ejemplo: “Este cielo despejado invita a realizar un paseo” o “Salimos a navegar por el río, aprovechando la tarde de cielo despejado”. También puede aplicarse a la ausencia de niebla, lo que posibilita una buena visión.

En el ámbito policial, es frecuente que se diga que un lugar, donde se va a realizar un allanamiento o la búsqueda de delincuentes o pruebas del delito, está despejado, cuando se comprueba que puede accederse al mismo, sin que existan sujetos peligrosos, que podrían estar armados. Por ejemplo: “La policía recibió una denuncia sobre la presencia de sospechosos dentro de un camión abandonado, pero al ingresar al mismo, comprobaron que estaba despejado” o “Creyendo que el lugar estaba despejado, los uniformados ingresaron a verificar que en el galpón no escondiera sustancias ilícitas, y se encontraron con peligrosos delincuentes que abrieron fuego contra ellos”.

En otro sentido, puede hablarse de despejar dudas, cuando habiéndolas tenido, se aclaran, encontrando las respuestas adecuadas, por ejemplo: “El profesor explicó detenidamente el tema, y me despejó todas las dudas que tenía previamente” o “Para despejar dudas sobre el itinerario que debo seguir para llegar a mi nuevo lugar de trabajo, consulté un mapa”.