Concepto de elaborar

La palabra elaborar es un verbo regular de primera conjugación, que nos llegó desde el latín “elaborare”, vocablo integrado por el prefijo “ex” (que se aplica para referirse a exclusión o extraer algo desde el interior) y el verbo “laborare”, a su vez del indoeuropeo “leb”, en el sentido de “colgar”, usado para referirse a “hacer un trabajo”, “crear un producto” o “trazar un pan”.

Lo elaborado implica un esfuerzo espontáneo o creativo, que suma a las condiciones naturales de algo o a los rudimentos de una cosa, material o inmaterial, aspectos que lo convierten en algo más perfeccionado, que puede tener objetivos positivos o negativos, lícitos o ilícitos, morales o inmorales.

Lo elaborado posee grados, ya que puede tener una elaboración mínima o una gran elaboración y complejidad.

Todos los seres vivos elaboran, aunque algunos lo hacen por obra de su propia naturaleza, como las plantas que elaboran su propio alimento, o las abejas que elaboran la miel; Los órganos del cuerpo también elaboran, como lo riñones que elaboran orina, o las glándulas endocrinas que elaboran hormonas. Pero el hombre es el animal que es capaz de elaborar ideas y plasmarlas en cosas tangibles.

Ejemplos: “Elaboré un plan para distraer a los guardias y poder entrar con facilidad a robar el Banco”, “La elaboración de estas empanadas de verdura lleva bastante tiempo, ya que se debe preparar la masa, y lavar bien los ingredientes, y luego rehogarlos y condimentarlos, antes de hacer el relleno”, “Elaboró un dispositivo que permite reducir el tiempo de cocción de los alimentos”, “Se elaboró una estrategia nueva de ventas que podrá salvar a la compañía de la quiebra”, “Los empleados elaboraron un pedido de reconocimiento de derechos que presentarán a su jefe”, “Elaboró un modelo de vestido poco creativo, y perdió la competencia de diseño, pues la otra concursante presentó un trabajo mucho más elaborado” o “Elaboró en los años que estuvo en prisión, la idea de vengarse de todos los que lo denunciaron”.

Los productos o manufacturas implican la transformación de la materia prima, convirtiéndola en cosas elaboradas, lo que puede realizarse de modo manual o artesanal; o en serie, a nivel industrial. Lo artesanal, si bien necesita de más tiempo, imprime al producto el sello distintivo de su creador; mientras lo que sale de la industria, es más rápido, pero todos los productos son idénticos.