Concepto de equivalencia

La palabra equivalencia se formó con términos tomados del latín: “aequus” que se refiere a igualdad, el verbo “valere” = “valer” y el sufijo de cualidad “encia”. Una equivalencia establece una relación igualitaria o proporcional entre elementos, que pueden ser seres animados o inanimados. Esta relación puede establecerse en cuanto a cantidad, eficacia, calidad, función, valoración, etcétera.

Ejemplos: “La equivalencia entre lo que me pidieron en este examen y en el anterior es notable”, “Hay una gran equivalencia entre las materias de las dos carreras que me interesan seguir y no sé por cuál optar, una es Ingeniería en Sistemas, y la otra, Licenciatura en Informática”, “Para que pueda realizarse un trueque, el valor de las cosas intercambiadas debe ser equivalente” o “La equivalencia entre el valor de las divisas, es ocho a uno a favor del dólar”.

En el ámbito estudiantil, se considera la equivalencia de materias, para dar por aprobadas algunas de una determinada carrera universitaria, si el alumno ha aprobado una asignatura similar en otra institución universitaria, por ejemplo: “Yo estudiaba ingeniería y ahora me pasé a la facultad de informática, pero matemática que ya la había rendido me la consideraron aprobada por equivalencia”. En el nivel secundario de algunos países, como Argentina, se deben rendir equivalencias cuando el alumno cambia de modalidad y no ha cursado en la anterior, materias que están en el plan de estudios, de los años precedentes de la nueva modalidad a la que ingresa.

En Lógica, dos proposiciones p y q son equivalentes, si poseen idéntico valor de verdad o igual contenido lógico en sus tablas, y por eso pueden ser reemplazadas unas con otras. Ejemplo de dos proposiciones lógicamente equivalentes: “Si Pablo va a la escuela, entonces es estudiante” y “Si Pablo no es estudiante, entonces no va a la escuela”. Se expresa p ≡ q.

En la teoría de conjuntos, la equivalencia, permite hacer una conexión entre los elementos de dos conjuntos, que van a ser equivalentes, si poseen igual número de elementos, sin importar qué tipo de elementos sean (flores, números, perros, símbolos, etcétera).

Dentro de un mismo conjunto hay una relación de equivalencia, cuando los elementos cumplen las propiedades siguientes: reflexiva (todos los elementos se relacionan consigo mismos) simétrica (un elemento tiene relación con otro y viceversa) y transitiva (habiendo tres elementos, si el primero tiene relación con el segundo y el segundo con el tercero, también habrá relación entre el primero y el tercero. Un ejemplo, puede ser el conjunto formado por tres rectas paralelas.

En Gastronomía, se usan las tablas de equivalencias para saber la correspondencia entre pesos y medidas de productos usados en la preparación de alimentos. Por ejemplo, una taza de arroz es equivalente a 200 gramos de arroz; una taza de azúcar son 200 gramos de azúcar y una cucharada de café equivale a 15 gramos de café.