Concepto de indagación

Indagación es la acción y el efecto de indagar, del latín “indagare”, vocablo conformado por el prefijo “in” que alude a algo interno o intrínseco, y el verbo “agere” que puede traducirse como mover. En sus inicios se aplicó a seguir la pista de un animal, haciendo que se mueva para cazarlo.

Actualmente la indagación es el proceso de realizar averiguaciones detalladas e intensas, teóricas y/o prácticas, para lograr descubrir alguna verdad. Nace de interrogantes que el hombre se plantea y para los que busca respuestas, usándose en varios contextos:

En Derecho Penal se denomina indagatoria, a aquella facultad del Juez que puede ejercer al iniciarse el proceso, en la etapa de instrucción, cuando tiene fundadas sospechas de que alguien cometió un delito, para que el imputado, asistido por su abogado defensor, pueda defenderse; aunque no es obligatorio que preste declaración. Luego de la indagatoria el Juez tiene 10 días para decidir si lo sobresee o lo procesa. Además del acusado, el defensor y el juez, participan del acto, el secretario y el fiscal.

En los asuntos policiales y judiciales la indagación de los hechos es fundamental para poder apreciar lo que realmente ocurrió y para ello es importante reunir pruebas.

En las investigaciones científicas también la indagación es esencial para corroborar hipótesis o descubrir causas y/o efectos: “Luego de indagar sobre los resultados de la experimentación, comprobó que la nueva vacuna no era exitosa para curar la enfermedad” “El investigador indagó las posibles causas del cambio climático, modificando las variables que pudieron influir en el hecho”.

En educación la indagación de los conocimientos previos del educando por parte del educador es muy valiosa si quiere lograrse un aprendizaje eficaz y significativo, pues de acuerdo a Ausubel, lo que el alumno conoce sirve de base o andamiaje a los nuevos conocimientos. Uno de los instrumentos que se utilizan para ello son las pruebas diagnósticas.

A nivel empresarial, la indagación apreciativa consiste en descubrir en conjunto, las fortalezas de la institución, para maximizar y sacar provecho de ellas, confiando en todo aquello que resultó exitoso y seguir por ese camino; y no tanto abocarse a corregir los errores cometidos.