Concepto de inequívoco

Inequívoco es un adjetivo que está compuesto por el prefijo negativo “in” más el vocablo equívoco, que es el resultado de verbo equivocar, del latín “equivocare” integrado por “equi” en el sentido de “igual” y por “vocus” que se traduce como voces o palabras. Lo inequívoco es lo contrario de lo equívoco, que permite interpretaciones distintas. Lo inequívoco no está sujeto a error, a dudas o a dobles interpretaciones.

Lo inequívoco importa afirmar una certeza o evidencia, lo que requiere una demostración. Muchas opiniones erradas, se vierten como inequívocas, por parte de personas dogmáticas, y otras las aceptan como tales, sumándose al error.
Dentro de las ciencias, las llamadas exactas, son las que podemos decir que son inequívocas. El resto puede postular verdades provisorias, hasta que nuevos descubrimientos las desestimen. Las leyes naturales resultan inequívocas, en cambio las sociales son solo probables.

En la antigüedad se sostenía que la maternidad era inequívoca, ya que el bebé se gestaba dentro de su madre, en cambio la paternidad del niño resultaba dudosa. Hoy puede comprobarse ambas cosas, mediante las técnicas de ADN, siendo prácticamente inequívoco el resultado.

En religión se establecen ciertas verdades como reveladas, indubitables e inequívocas, pues se da por sentado que se trata de la palabra de Dios, cuyos designios son también inequívocos.

Ejemplos: “No me puedes discutir esta suma, las matemáticas son inequívocas”, “Tenía síntomas específicos que inequívocamente determinaban que se trataba de un Parkinson, pero estudios posteriores demostraron que no lo era”, “la sentencia del Juez se basó en pruebas inequívocas sobre la culpabilidad del reo, ya que su ADN estaba en toda la escena del crimen”, “Hay palabras que tienen significados inequívocos y otras lo cambian de acuerdo al contexto en que se emplean” o “Es inequívoco que la estructura de esta propiedad es muy sólida, atendiendo a sus materiales y su forma de construcción”.

Social y jurídicamente, la voluntad de una persona puede ser expresada a través de signos inequívocos, que son gestos de los que todos conocemos su significado, como el caso de afirmar algo, moviendo la cabeza hacia abajo y arriba, o negar, dirigiéndola a cada lado, o expresar dudas alzando los hombros.

En Literatura, La escritora española, Sonia Fides publicó la novela intimista y de corte moral “La inequívoca fragilidad de los mosquitos” en agosto del año 2018, que trata del viaje de un grupo de cinco mujeres, donde se ponen en juego sus derechos, libertades, y sus relaciones de amistad y enemistad, sus secretos, y sus verdades y mentiras.