Concepto de insustituible

La palabra insustituible, es un adjetivo, compuesto por términos latinos: por el prefijo de privación “in”, el que indica una posición inferior, “sub”, y el verbo “statuere” en el sentido de “establecer”, “colocar” o “poner”. Lo insustituible es lo contrario a lo sustituible, que es aquello que puede reemplazarse, poniendo otro ser animado o inanimado en su lugar. Lo insustituible no admite esa posibilidad, pues se trata de algo esencial, y por ello, único, que no permite que otra cosa cumpla su función.

Se dice que muy pocas cosas son insustituibles, y es verdad, especialmente si se trata de cosas materiales; aunque puede haber algunas difíciles de sustituir, como el caso de una medicina o un tratamiento médico específico. Algo diferente sucede con los afectos; ya que, si bien podemos añadir otros o complementarlos, los amores y cariños sinceros, dejan una huella tan profunda que se vuelven necesarios, al menos mientras duran. Que algo o alguien sea insustituible, muchas veces es algo estrictamente personal.

Ejemplos: “No consigo la medicina en la farmacia, y el médico me dijo que ninguna otra puede reemplazar sus efectos, así que necesito obtenerla, ya que es insustituible, para que mi salud no se resienta”, “Este libro es insustituible, pues está firmado por su autor”, “Me dicen que debo reemplazar mi viejo reloj, pero para mí es insustituible pues es un recuerdo de mi padre”, “Verás que, con el tiempo, no te parecerá tan terrible el alejamiento de tu novio, y comprenderás que no era insustituible” o “El amor de mis padres es insustituible, aunque esté lejos, necesito saber de ellos, escucharlos y sentirme querida”.

En lo jurídico, se diferencian las cosas fungibles, que pueden ser reemplazadas o sustituidas por otras, en el cumplimiento de una obligación, como ocurre con el dinero o cualquier otra cosa producida en serie; y las no fungibles, que son únicas y especiales. Sin embargo, legalmente, hasta la vida humana, tiene una apreciación en dinero, pues devolverla cuando alguien la quitó, resulta imposible.

Ejemplos: “Perdí el libro que me prestó mi amiga, pero cumplo con mi obligación de devolverlo, dándole otro igual que compré, ya que no era insustituible” o “Mataron a mi padre, en un accidente de tránsito, y su vida era insustituible; jamás podrán compensarme su pérdida, aunque la justicia ordenó que se me compensara con una suma de dinero”.