Concepto de invento

La palabra invento procede del latín “inventum”, término integrado por el prefijo de interioridad “in” y por “ventus”, en el sentido de “venido”, ya que se trata del participio del verbo “venire”. Un invento, es entonces, algo que procede del interior de cada uno, una idea, cosa o acción nueva, inédita, que sale a luz, inexistente en la realidad antes de su aparición.

Aparecen para satisfacer una necesidad, ya sea física o espiritual, en el primer caso podríamos mencionar la pala, el arado, las muletas, los anteojos, etcétera; y en el segundo, los libros o las creaciones artísticas y literarias.
Puede tratarse de cosas corporales o incorporales, por ejemplo: “Han inventado una nueva computadora más sofisticada con muchas funciones que revolucionará el mercado” o “Mi amor por la naturaleza es un invento que fabriqué en mi mente para sentirme bien conmigo mismo, ya que en la práctica no hago nada para cuidarla”, respectivamente.
También se les dice invento a las mentiras: “Inventas cada día una excusa nueva para justificar tus tardanzas”. Estos inventos, al igual que los demás, nacen de la creatividad humana, de su imaginación, y muchas veces inspiran cuentos y mitos.

En el mundo cultural, especialmente en el científico y tecnológico, los inventos son los que determinan su progreso, ya sea al aparecer nuevas máquinas, medicinas, vacunas, etcétera o modificando las existentes para darles otros usos y alcances, que las transforman en una especie nueva. Gracias a ello, la humanidad puede disfrutar de una vida más larga y confortable en la actualidad, aunque se debe tener cuidado con respecto a la contaminación ambiental que pueden generar algunos inventos, y el impacto psicológico y social de otros, como, por ejemplo, que el ser humano actualmente prefiere contactarse de forma virtual y se van perdiendo los vínculos cara a cara.

El ser humano inventó a lo largo de su historia, el fuego, la rueda, el lenguaje, armas y otros utensilios, preparaciones culinarias, la electricidad, la radio, el cine, el teléfono, la televisión, el automóvil, la penicilina, y en los últimos tiempos, fue Internet el invento que acercó la información en forma masiva.
Cuando un inventor realiza un invento, conviene que traite una patente para asegurar que se le reconozca su autoría y que otros no puedan adjudicárselo como propio.