Concepto de desconcierto

La palabra desconcierto hace alusión a la acción y al resultado del verbo desconcertar, integrado por los siguientes términos tomados del latín: el prefijo de negación “des” y “concertare” en el sentido de disputar o debatir para llegar a un acuerdo.

El desconcierto es la falta de acuerdo o armonía física o mental, que genera confusión y asombro, ya sea a una persona o a un grupo.

Usos

La palabra desconcierto se aplica en ocasiones para referirse a la descoordinación o falta de sincronización, entre los elementos de un cuerpo inerte u orgánico, por ejemplo: “El hombre, aturdido por la bebida, caminaba con movimientos desconcertados” o “Quise hacer un invento, pero las piezas se movían en forma desconcertada y no pudieron conseguir el objetivo que me había propuesto”.

La falta de control y armonía también puede referirse a las acciones: “La familia está en la bancarrota a causa del desconcierto en sus gastos” o “Se generó un gran desconcierto y confusión cuando la gente alarmada trató de huir del incendio en el local bailable”.

Sin embargo, el uso más común del vocablo es para aludir a la sorpresa que causa un determinado hecho inesperado o fuera de lo común, por ejemplo: “Que se presentara tu primo en el velorio de tu padre, luego de tantas rivalidades familiares, me desconcertó”, "hay un gran desconcierto en los mercados por las frecuentes bajas y subas del dólar", “Cuando observé el examen y advertí que las preguntas no se referían a los temas que estudié, quedé desconcertado”, “Me causó gran desconcierto, viajar a la ciudad turística y encontrarla vacía”, “Hay tantas pistas falsas sobre el crimen que los investigadores están desconcertados, y no saben cómo buscar al asesino” “Los comerciantes están desconcertados pues no encuentran explicación para la merma significativa en las ventas”, “Cuando escuché que el puesto de trabajo se lo daban a quien tenía menos antecedentes laborales, quedé desconcertado”, “Quedé desconcertado ante los resultados de las elecciones, jamás hubiera creído que gane ese candidato con un pasado tan oscuro” o “Hay desconcierto entre los asistentes al espectáculo pues ya se demoró mucho tiempo en empezar, y comienzan a circular hipótesis alarmantes sobre las causas”.

Nos sorprendemos y nos cuesta reaccionar ante lo que se nos aparece como fuera de lo común, pues estamos habituados a que las cosas ocurran de un modo lógico y repetitivo, siguiendo ciertos patrones. Cuando eso no ocurre, y aparecen hechos inusuales, nuestra mente y emociones, deben acomodarse a la nueva situación, para la que no está preparada, y tarda en hacerlo, dependiendo de la personalidad de cada uno: “Tanto mi padre como yo nos desconcertamos cuando vimos aparecer en la oscuridad del cuarto una silueta extraña. Yo quedé paralizado; pero mi padre reaccionó rápidamente, y tocó la alarma”.

Son sinónimos de descocierto: sorpresa, turbación, perplejidad, confusión, desorden y desorientación; y son sus antónimos: certeza, arreglo, orden, sincronización y armonía.