Concepto de lucir

Lucir es un verbo intransitivo, pronominal, irregular y de tercera conjugación, cuya etimología la hallamos en el vocablo latino “lucere” que significa “brillar” al modo de una luz, que emiten el sol, la luna o las estrellas en el cielo.

Se aplica a la acción de sobresalir y destacarse en alguna cuestión, por ejemplo: “Mi hijo se acaba de lucir en su examen de matemática”, “El empleado logró un ascenso pues se ha lucido con su labor”, “Mi perro se lució al hacer acrobacias”, “El Presidente del club se lució en su discurso, donde relató todos los logros que alcanzó la institución bajo su gestión” o “Ganar este premio ha sido para mí un lucimiento personal”.

Se luce, además, todo lo que se muestra con orgullo, por ejemplo: “Lorena lucía, feliz y radiante, su embarazo de siete meses” o “Mi tío se paseaba en su nuevo automóvil luciéndolo ante los vecinos”.

También se usa para designar la ropa, adornos, joyas, peinado y calzado que alguien lleva puesto, y el aspecto bonito que pueden presentar las cosas, plantas, animales y personas, por ejemplo: “Mi prima lucía un peinado muy extraño, y todos la miraron sorprendidos, al verla tan linda y original”, “Este año se usa que el cabello luzca corto”, “Mi casa luce muy bonita con los adornos con los que la decoré”, “Mi jardín luce unas flores muy coloridas”, “La modelo lució un vestido muy bonito en el desfile” o “Mi perro luce impecable luego de llevarlo a la peluquería canina”.

Si bien es común usar este verbo en casos en que el aspecto no sea bueno, no estaría realmente representando su verdadero sentido que es el brillar y destacarse. No sería apropiado usarlo, por ejemplo, en los siguientes casos: “Mi planta luce marchita, pues olvidé de regarla”, “Las paredes de mi living lucen despintadas”, “Luzco con aspecto desmejorado, así que iré al médico”.

Lucía, además de ser parte de la conjugación del verbo lucir, en pretérito imperfecto del indicativo en primera y tercera persona singular, es un nombre femenino, que significa “luz”.