Concepto de operacional

La palabra operacional se deriva del latín “opus” en el sentido de trabajo, obra o acción que produce una consecuencia o efecto.

Todo proceso productivo, por ejemplo el de una empresa exige un conjunto de operaciones para obtener un resultado. Si ha sido bien implementado seguramente será exitoso, aunque siempre existe la posibilidad por factores internos o externos que el proceso falle (errores humanos, accidentes, incremento de la competencia, etcétera). Esto se denomina riesgo operacional.

Se aplica en investigación, a comprobar hipótesis y trasladar al campo práctico lo que hasta el momento ha sido solo teórico. Fue el físico estadounidense Percy Williams Bridgman (1882-1961) quien acuñó el término definición operacional para hacer referencia a los procedimientos por los cuáles un observador comprueba a través de los sentidos ciertos conceptos teóricos que se propone analizar. Implica hacer manejables, cotejando o contrastando con la realidad, aquellos elementos que integran el problema en estudio, descendiendo de la teoría a la práctica.

Lo que se operacionaliza son las variables, o sea aquellos elementos que configuran la hipótesis, para obtener sobre ella la mayor cantidad de información empírica, lo que recibe el nombre de indicadores: por ejemplo las pruebas que miden el coeficiente intelectual son la operacionalidad del concepto teórico de inteligencia en sentido tradicional. Si quiero operacionalizar el nivel socioeconómico de un grupo social los indicadores que tomaré en cuenta serán por ejemplo, su nivel de ingresos, de instrucción formal y su oficio o profesión. Hecho este paso, lo que sigue es la recolección de los datos.
Al expresar el investigador cómo ha hecho el proceso de operacionalidad sobre sus variables, la comunidad científica puede evaluar el proceso para juzgar si fue el adecuado para alcanzar los resultados arribados.

Por otro lado, un op-amp (operational amplifier) o amplificador operacional es un dispositivo de tipo electrónico que se usa para amplificar la ganancia a través de un proceso de realimentación a través de un circuito. Para ello se lo acopla a una corriente continua. Su primera función fue la de efectuar operaciones matemáticas usando computadores analógicos.