Concepto de reparación

La palabra reparación nos remonta etimológicamente al latín “reparationis”, acción y efecto del verbo reparar, del latín “reparare”, vocablo integrado por el prefijo regresivo “re” y por el verbo “parare” en este caso, usado como “preparar”.

Una reparación es un arreglo, es tratar de volver las cosas o situaciones que se han deteriorado, roto o que no funcionan como corresponde, a su estado óptimo, o al menos, al mejor posible.

Puede estar referida a objetos: “Debemos hacer la reparación de nuestra casa pues la tormenta ha hecho estragos en los techos”, “He reparado la muñeca de mi hija, que ya no tenía ni brazos ni piernas”, “La reparación de este vestido es sencilla, pues solo está descocido”.

Para reparar electrodomésticos u otras maquinarias, suele necesitarse conocimientos especiales de tipo técnico. En general existen talleres que se dedican a estas reparaciones: “He llevado al servicio técnico por mi lavadora, pues no estaba funcionando”; “A mi automóvil le fallan los frenos y por eso lo he llevado a reparación” o “Como la computadora que compré está en garantía la llevé al “service” autorizado para que verifique su buen funcionamiento, ya que creo que es demasiado lenta por ser nueva”.

También se habla de reparación cuando lo que se ha roto o lastimado son los sentimientos: “La reparación de nuestro amor llevará largo tiempo, pues me has destrozado el corazón con tu traición”.

La reparación del daño causado, es un principio fundamental de la justicia, como ya lo expusiera el filósofo griego Aristóteles, quien distingue dos tipos de justicia. Una es la distributiva por la cual cada uno obtiene lo que merece; y la otra, la que aquí nos ocupa es la conmutativa, que trata de volver las cosas o situaciones al estado más cercano posible a cómo estaban antes que ocurriera el daño provocado por la acción de otro, que por ello está obligado a repararlo.

La justicia humana, a través de las leyes que son interpretadas y aplicadas por los jueces, tratan de que se proceda a la reparación del daño por parte del autor de un hecho ilícito hacia la víctima del mismo. Muchas veces, la reparación total es imposible, como cuando alguien ha matado a otro, y en este caso, se opta por valorar en dinero la vida humana, para reparar el daño por el delito cometido, siendo los herederos de la víctima, los que lo disfrutarán.

En Argentina, la “Reparación histórica” es una propuesta del ANSES para con los jubilados y pensionados para llegar a un acuerdo que debe homologarse en sede judicial para actualizar sus haberes, haciendo cumplir antiguos fallos judiciales que los acordaron, y que no se efectivizaron.