Concepto de repertorio

La palabra repertorio nos remite en su origen etimológico al latín “repertorium”, vocablo integrado por el prefijo de reiteración “re”, “pertus” en el sentido de “preparado” o “encontrado” y el sufijo de relación “torium”
Repertorio es un término ya usado en el Digesto de Justiniano, del siglo VI quien cita al jurista Ulpiano, de la época clásica (siglo II) hablando del inventario que debe hacer el tutor de los bienes del pupilo, refiriéndose a repertorio de cosas con valor económico.

Actualmente un repertorio también consiste en una colección de cosas materiales, como el caso del repertorio arqueológico que reúne las piezas que se han hallado tras una excavación; o inmateriales, más precisamente obras artísticas, que se preparan para ser ejecutadas ante un público, como el caso de los cantantes; o representadas, como ocurre en los repertorios teatrales.

La elección del repertorio es sumamente importante a la hora de asegurarse el éxito ante el público, por ejemplo: “El cantante eligió un repertorio demasiado conocido y poco pegadizo, y el público se aburrió, pues esperaba algo novedoso”, “Quiso incorporar temas nuevos a su repertorio, pero no fueron del gusto de su público”, “La compañía teatral, tiene en su repertorio exclusivamente obras dramáticas” o “El vasto repertorio del músico maravilló a la concurrencia”.

Puede usarse también para otro tipo de informaciones que se acopian, como chistes, rumores, noticias, citas, recetas de cocina, frases, refranes, etcétera: “Juan expuso en la fiesta su repertorio de bromas y nos reímos mucho”, “Mi vecina tiene un repertorio de chismes, que difunde a diario” o “La maestra tiene un repertorio de frases famosas, que utiliza en cada ocasión que se vincule a alguna de ellas”. “También, pueden existir repertorios de leyes, como conjunto o colección de las mismas, archivados sistemáticamente.