Concepto de acrónimo

La palabra acrónimo está integrada por términos tomados de la lengua griega: ἄκρος (léase “akhros”) en el sentido de extremidad, y ὄνομα (léase “onoma”) que se traduce como “nombre”.

Los acrónimos son sumamente usados en nuestros días, especialmente en la lengua anglosajona, y dentro de los ambientes técnicos y científicos, y son empleados como palabras independientes de las que sirvieron para darles origen.

Un acrónimo es la palabra que resulta de la unión de dos (o más) palabras, pero tomando de ellas, solo las letras o sílabas iniciales de unas y las últimas de la otra, teniendo el género de la palabra principal, y su plural se forma como el de cualquier otra palabra. El nuevo término contiene en su significado el de las dos palabras que expresa, y no se escriben con mayúsculas, por ejemplo: de la unión de automóvil y de ómnibus, obtenemos el acrónimo autobús, o de la unión de “transfers” y “resistor” surgió el vocablo transistor, o de la unión de información y automática, surgió la palabra informática.

Otros acrónimos son las siglas, que se construyen tomando las letras o sílabas iniciales de varias palabras, escribiéndose cada una de las letras iniciales con mayúsculas, por ejemplo, la OIT, se transforma en una nueva palabra que es el acrónimo de Organización Internacional del Trabajo. A veces se toman más letras que la inicial para que resulte más fácil su pronunciación, siendo en este caso escrita con mayúscula solo la letra inicial como ocurre con Mercosur, acrónimo de Mercado Común del Sur.

Acrónimos recursivos o recurrentes, son aquellos que unen iniciales de dos o más palabras, pero cuyo significado es caprichoso e independiente de los vocablos que lo conforman, y cuya primera letra refiere al propio acrónimo. Son muy usados por los programadores informáticos. Por ejemplos GNU, es un acrónimo recursivo que tiene por significado “GNU is not Unix”. Es recursivo porque GNU reaparece en la definición.

Para diferenciar una sigla de un acrónimo debemos tener en cuenta: las siglas solo incluyen la primera letra inicial de las palabras que integran. Muchas veces coincide que la calificación de sigla y acrónimo se apliquen a una misma palabra, como ocurre por ejemplo en los casos de ONU o de OEA, entre otros, pues pueden leerse como palabras independientes. Pero cuando no puedan leerse como una palabra, sino que cada letra se lee por separado, por incluir por ejemplo, solo consonantes se trata de una sigla, pero no de acrónimo, como ocurre por ejemplo con LGBT (Movimiento de lucha por la igualdad de lesbianas, gays, bisexuales y trans).