?>

Concepto de radicación

Radicación es la acción y el efecto de radicar, que nos remite etimológicamente al latín “radicare”, en el sentido de “echar raíces”.

Se dice que algo o alguien tienen radicación en determinado lugar porque allí están asentados, tienen su residencia permanente o están puesto allí en forma definitiva, o al menos temporalmente.

Un inmueble tiene radicación donde está enclavado, ya que al ser un bien no trasladable no es dudosa su radicación. En cambio los bienes muebles registrables, como los automotores, tienen radicación en el domicilio denunciado por su dueño. Las personas tienen el derecho de mudarse de un lugar a otro, por lo tanto la radicación de sus domicilios puede cambiar.

Ejemplos: “Mi automóvil tiene la patente de Uruguay pues allí tiene su radicación”, “Mi primo ha fijado su radicación en Alemania” o “La empresa se ha mudado a China, y allí tiene ahora radicación”.

La radicación en Matemática es la operación que se hace en forma inversa a la potenciación. Tomado un número del cual queremos saber su radicación, al que llamaremos radicando, procederemos a ver qué orden es el que está indicando la raíz (puede ser cuadrada, cúbica, cuarta, etcétera). Tomemos el caso de querer calcular la raíz cuadrada de 25. Debemos hallar un número, que multiplicado dos veces nos de el valor del radicando, y ese número resulta ser 5, que será a su vez la raíz cúbica de 125, que es 5 multiplicado tres veces.

Podemos entonces definir la radicación matemática de la siguiente manera: La raíz de orden n de un número x, denominado radicando, es otro número, que al ser elevado a la potencia n, nos da como resultado el valor del radicando. El símbolo de la radicación (que se conoce como radical) es una letra V que eleva uno de sus brazos y lo prolonga horizontalmente, cubriendo a modo de techo al radicando. En la apertura de la V se coloca el orden., que si se trata de 2 o sea de raíz cuadrada, se omite, pues se da por sobreentendido.