Concepto de desinencia

Desinencia es un vocablo que se originó en el latín “desĭnens”, término que está integrado por el verbo “desinere” que alude a la acción de finalizar, acabar o terminar; mas el sufijo de cualidad “entia”.

En Gramática, desinencia designa la parte final de una palabra, que se usa para reconocer las variantes que puede tener, en cuanto a su género y número en los sustantivos (por ejemplo, en el sustantivo niño, la “o” final nos indica que es masculina, si fuera “a” sería femenina y si se añadiera una “s”, nos indicaría que es plural. En otros casos, el género es común al femenino y al masculino como la desinencia “e”, por ejemplo, en el caso de “paciente”.

Algunos sustantivos aún terminados en “a” pueden ser masculinos y femeninos lo que será determinado por el artículo, por ejemplo “el artista” o “la artista”.

En los adjetivos sucede algo similar a los sustantivos, pues las desinencias, dan a conocer el género y el número, por ejemplo, hermoso, hermosa, hermosas y hermosos, pero en los adjetivos se añade el superlativo “ísimo”, que en este caso sería “hermosísimo”.

En los verbos, la desinencia nos revela el número, la persona, el modo y el tiempo verbal. Los verbos, están compuestos por una raíz y por una desinencia, por ejemplo, en el verbo conjugado “lograré”, “logr” es la raíz y “aré es la desinencia”, que es lo que cambia en la conjugación, ya que la raíz en los verbos regulares se mantiene invariable. En el ejemplo citado se trat de primera persona y de tiempo futuro. En los infinitivos, las terminaciones indican si se trata de primera conjugación (terminados en “ar”) de segunda conjugación (terminados en “er”) o de tercera conjugación (terminados en “ir”).

Las desinencias se parecen a los sufijos pues en ambos casos, van al final de la palabra, pero los sufijos no se colocan para expresar accidentes gramaticales, sino que añaden significado a la misma, formando palabras distintas a partir de una idéntica raíz.