Concepto de astrolabio

La palabra astrolabio procede del griego ἀστρολάβιον o “astrolabion”, término integrado por “aster” en el sentido de “estrella” y por “lambion” que significa “tomar” o “captar”. Se trata de un instrumento que capta los astros en el sentido de que permite verificar la posición en que se encuentran las estrellas en el cielo.

Con este elemento en la antigüedad, conocido desde el siglo I,I pues en esa época fue descripto por Ptolomeo (es posible que fuera creado por los griegos en el año 150 antes de Cristo) y en especial utilizado entre los siglos XVI a XVIII, los astrónomos podían a partir del movimiento de los astros, determinar la hora relacionándola con la latitud y viceversa, y establecer distancias por triangulación. El conocimiento del astrolabio fue muy importante para la llegada a América por parte de los europeos en el siglo XV. En el siglo XVIII su uso decayó al ser reemplazado por el sextante, de mayor precisión.

En el museo nacional de Kuwait puede apreciarse el astrolabio más antiguo que aún se ha conservado y data del 927. Fue construido por el astrónomo de origen persa, Nastulus. Fueron los musulmanes los que introdujeron su uso en Europa a partir del siglo XII.

El planisférico es el astrolabio más conocido que logra proyectar la esfera celeste sobre el plano ecuatorial. Se hicieron adaptaciones al astrolabio que permitieron que sea una gran herramienta para la navegación. Así surgió el astrolabio de marinero consistente en un anillo metálico que poseía una graduación, para medir las alturas en grados, contando con una guía de rotación para enfocar los astros y permitir el posicionamiento y la localización de barcos. También el astrolabio universal, que a diferencia del planisférico permitía representar las posiciones de los astros en todas las latitudes.