Concepto de baliza

El origen de la palabra baliza, se encuentra en igual término que nos llegó del portugués, y designa una señal, establecida en forma fija o móvil, en tierra o en agua, en este último caso, conocidas como boyas, que advierten sobre un peligro real o potencial, o señalan un camino, una dirección, un lugar, etcétera. En los aeropuertos, son luces que demarcan las pistas de despegue y aterrizaje y sus límites.

Las balizas pueden emitir luces, señales de radio, sonidos o ultrasonidos, como por ejemplo los faros que orientan la navegación; o ser pasivas, si son objetos señalizadores que no producen ni ruido ni iluminación, como las boyas.

Ejemplos de uso: “La niebla le impedía al piloto visualizar las balizas de la pista de aterrizaje, y casi se produce un accidente”, “Unas balizas indicaban que la carretera tenía un desvío peligroso”, “las balizas en el río señalaban que no se podía pasar luego de ellas, pues era una zona no dragada” o “Las balizas ayudaron a orientar el rumbo de la nave”.

Los automovilistas, cuentan incorporados a sus vehículos, balizas o llamadas luces de emergencia, de color amarillo, que se accionan cuando el vehículo se encuentra detenido. Además deben llevar, dispuesto por muchas normas de tránsito, balizas externas y portátiles, para ser puestas detrás y delante del rodado, cuando debe detenerse por algún desperfecto mecánico u otra causa aleatoria.

En Argentina, la Ley de Tránsito nacional, que lleva el número 24.449, sancionada el 23 de diciembre de 1994, da, en su artículo 5 una serie de definiciones, entre las cuáles, está la de baliza, que dice que son las señales fijas o móviles, que poseen luz propia o retrorreflectora de luz, que se colocan como marca de advertencia. El artículo 31 especifica todas las señales de iluminación y el 32, las señales adicionales, estableciendo en el inciso e, que los vehículos de las fuerzas policiales y de seguridad deben tener balizas azules intermitentes; el inciso f, prescribe para los que utilizan los bomberos y otros de urgencia, balizas de color rojo e intermitentes, y las de las ambulancias, según el inciso g, deben también ser intermitentes y de color verde. Por el inciso h, los que se dediquen a auxilio o recolección en la vía pública, deben tener balizas intermitentes amarillas. Por otra parte, el inciso f, del artículo 40, obliga a los conductores de vehículos, salvo a las motocicletas, llevar balizas portátiles normalizadas. Deben al menos ser dos, con formato de triángulo equilátero, con interior hueco, bordes de tono reflectante, vértices con captafaros, y estar ubicadas en un lugar de fácil acceso. Deben colocarse a cincuenta metros del vehículo que debió detenerse, y en dirección perpendicular a la vía.

Buscar otro concepto