Concepto de barómetro

La palabra barómetro, es compuesta, y se integra por los siguientes términos, tomados de la lengua griega: “báros” en el sentido de peso o carga, y “métron” que alude a un instrumento para medir.

Se denominan manómetros a los aparatos que miden presiones, y los que, específicamente, misen la presión atmosférica (que es el peso que ejerce la atmósfera por unidad de superficie) son los barómetros.

La invención del barómetro, fundamental en Meteorología, para determinar las altas y bajas presiones de la atmósfera, se hizo en el año 1643, y es obra del físico italiano Evangelista Torricelli (1608-1647) discípulo de Galileo Galilei.

Estos primeros barómetros eran de mercurio, material con el que se rellena un tubo de vidrio, cerrado solo en su extremo superior, que a su vez, se deposita en una cubeta que también está llena de mercurio. La presión atmosférica se ejerce sobre el resto de la cubeta con mercurio donde no está el tubo. Si se empleara agua, la columna debería tener una altura de 10,3 metros; pero como el mercurio, tiene una densidad que excede a la del agua catorce veces, la columna de mercurio es de 8,5 centímetros.

Como todos los puntos colocados a un mismo nivel reciben idéntica presión atmosférica, incluido el tubo de mercurio, entonces, en el punto superior de la columna de mercurio la presión será la misma a la presión del punto ubicado al nivel de la superficie libre, restándole el peso de la columna. El peso de la columna, compensa con exactitud el peso atmosférico. Al destaparse, el mercurio del tubo baja unos centímetros, quedando un espacio vacío arriba. La unidad de medida es el hectopascal (hPa).

La fragilidad de este barómetro impulsó a J. Fortin (1750-1831) a crear el llamado barómetro de Fortin, de alta precisión, donde el tubo de vidrio se recubre con otro de metal, que posee dos ranuras arriba, para observar el extremo de la columna, teniendo la cubeta de vidrio un fondo de gamuza flexible, envuelta en un cilindro de metal, que al girar un tornillo puede ascender o descender. La escala de medición está en milímetros.

La toxicidad del mercurio lo hace desaconsejable, por eso es preferible, el barómetro aneroide que prescinde de mercurio, inventado por el físico francés, Lucien Vidie en el año 1843, que consiste en una cámara de metal (aleación de berilio y cobre) cilíndrica, de paredes elásticas, con vacío en su interior. Las variaciones de la presión atmosférica son registradas por las deformaciones que experimenta la pared elástica, lo que hace mover una aguja.

Por extensión, se aplica a los indicadores de una situación: “El mejor barómetro para saber si hay crisis económica es la baja del consumo”.

Buscar otro concepto