Concepto de cable

La palabra que nos ocupa, nos llegó, desde el francés “câble”, la que procede, del vocablo latino “capulum”, a su vez, derivada del verbo “capere” en el sentido de “capturar”, aplicándose, originariamente al lazo o cuerda, con que se sujeta a un animal u otra cosa, con el fin de arrastrarlo.

Se aplica en varios contextos:

Puede tratarse de una cuerda gruesa (maroma) confeccionada con hilos trenzados, empleando fibras sintéticas, metálicas o naturales.

Las cuerdas de los barcos se conocen con el nombre de cabos y constan de varios cordones (entre dos y cuatro). El cabo de cáñamo, que posee tres cordones, y que se emplea para amarrar los buques, se conoce como cable.

También se usa como sinónimo de cordón de alambres trenzados, producto, cada uno de ellos, del estiramiento de metales, como hierro, cobre, aluminio o plata. Los cables, hechos de acero, son extremadamente durables y resistentes, y si se les da un tratamiento, como el caso, de los cables galvanizados, sus aptitudes mecánicas son aún mayores.

Los cables eléctricos son los que se emplean para la transmisión de la corriente eléctrica, que pueden llegar a soportar hasta 130.000 voltios. Se hacen en general de cobre, que es un gran conductor eléctrico, y para protegerlos y aislarlos, se usan materiales, como por ejemplo, la goma gutarpercha o plástico y barnices y resinas, dependiendo del medio en que son colocados y la resistencia que deban tolerar. Dependiendo de si poseen uno, dos, tres, cuatro o cinco conductores se los llama unipolares, bipolares, tripolares, tetrapolares o pentapolares, respectivamente.

Los cables también se usan en comunicaciones telegráficas y telefónicas donde soportan bajas tensiones. Se forman con dos pares de hilos por circuito aislados entre sí, y protegidos por una cubierta aislante, siendo introducidos en un tubo de plomo. Los cables telegráficos submarinos se hacen con varios hilos de cobre muy bien cubiertos, con gutapercha, yute, algodón alquitranado e hilos de acero En 1858, se usó por primera vez un cable transatlántico entre Terranova e Irlanda.

El sistema de televisión por cable, permite, que a través de radiofrecuencia y empleando fibras ópticas o cables coaxiales (que usan dos conductores concéntricos y se emplean para transmitir señales eléctricas de alta frecuencia), llegue la imagen y el sonido a los televisores particulares. Puede también usarse para brindar, además, servicios de telefonía y de Internet, para lo cual se emplea un cablemódem, que distribuye el acceso a Internet de banda ancha, tomando de la red de distribución de la televisión por cable, lo que no se usa.

Buscar otro concepto