Concepto de carreta

La palabra carreta se integra por términos latinos: carro, del latín “carrus”, que a su vez lo tomó del galo “”karros”, designando un vehículo de dos ruedas (a veces más) sin llantas, que cuenta con lanzas para permitir engancharlo para su tiraje, al yugo; y un armazón para sostener la carga, más el sufijo diminutivo “eta”.

La carreta se diferencia del carro en que el armazón es más bajo, largo y estrecho. En general, tanto carros como carretas, medio de transporte de antigua data, se mueven gracias a la tracción animal, por ejemplo de caballos, bueyes, mulas o asnos. Muy asiduamente, carro y carreta se usan como sinónimos, aunque en algunos países, el carro también designa a un automóvil.

Ramón José Cárcano, historiador y político argentino, autor de “Historia de los medios de comunicación y transporte” de 1893, hace una diferenciación, hablando de carretas cuando sus laterales se construyeran de quincho o totora. Si los laterales son de madera, los considera un carretón.

Muchas veces, las carretas, están cubiertas por toldos, de cuero o paja, que resguardan a la carga o a las personas que transporta, de las inclemencias del tiempo.

Las galeras eran más cómodas y rápidas, tenían cuatro ruedas y eran tiradas por cuatro caballos, pero solo trasladaban personas.

Las primeras carretas usadas en Europa y Asia datan de los inicios de la historia, tal vez acompañando la invención de la rueda. Se halló en la Mesopotamia asiática, unas tablillas de unos cinco mil años de antigüedad donde están representadas unas carretas con ruedas.

Las carretas llegaron al Nuevo Mundo de la mano de los conquistadores europeos, en el siglo XVI. Cuando se declaró la independencia de las provincias Unidas del Río de la Plata en 1816, viajar en carreta desde Buenos Aires a Tucumán, donde se reunió el Congreso, podía demorar entre uno y dos meses.

Las carretas transportan objetos o sujetos dentro de un peso máximo (aunque algunas llegaron a poder resistir hasta 500 kilogramos) y su desplazamiento es lento, comparado con vehículos modernos. Las primeras y tradicionales, eran de madera maciza, con ruedas, también de madera, sin rayos, recubiertas de cuero. Su difusión fue enorme, empleándose para el desplazamiento de personas, para los combates, para el comercio de mercaderías, envío de mensajes, y hasta para trasladar a los muertos, haciéndose cada vez más livianas. En 1768, el ferrocarril va a iniciar una etapa de retracción en el uso de carros y carretas. El primer carruaje que ya no necesitó de tracción a sangre para moverse, fue inventado en el inicio de la Edad Contemporánea (1789) por parte del ingeniero estadounidense, Oliver Evans.

Buscar otro concepto